martes, 7 de abril de 2009

Presagio (Knowing) de Alex Proyas / Una reflexión.

Sin querer sonar fatalista, lo cierto es que los seres humanos vivimos como si realmente pudiéramos controlar nuestro entorno, definiendo horarios y calendarios, haciendo citas, posponiendo actividades, como si únicamente de nuestras decisiones dependiera el que en el siguiente minuto estemos vivos.

¿Cuánto hace que dijimos que le íbamos a hablar a esa persona a quien le debemos una llamada? ¿Cuántas veces hemos pospuesto la comida de hoy por asuntos más importantes? ¿O esa invitación de un amigo para una mejor ocasión? ¿Hace cuánto abracé a mi hijo o le dije a mi esposa que la quiero, sin necesitar que llegara “el momento propicio”? ¿Y si hoy se acabara el mundo?

Claro que nadie sabe cuándo se va a acabar el mundo. Tenemos proyecciones científicas que estiman el fin del planeta Tierra hasta dentro de millones de años (¿por la mañana o por la tarde?) pero el fin de la humanidad, seguramente, nadie lo puede predecir. Sabemos que a lo largo de la historia de este planeta han aparecido y desaparecido formas de vida enteras, en lapsos de millones de años. Los humanos somos diferentes a esas formas de vida (suponemos) porque podemos reflexionar sobre nuestra existencia y tomar decisiones al respecto. Pero ¿eso nos da poder sobre dicha existencia?

Dejando de lado desastres provocados por el hombre, ¿qué poder tenemos sobre nuestra vida si hoy ocurre un terremoto en donde vivimos o se desborda el mar en un huracán o un tsunami?

Tiene sentido para los humanos querer extender ese supuesto control sobre nuestro entorno, a la determinación de cuándo y cómo va a ocurrir el fin del mundo. “Es como con el Y2K –el año dos mil-“ se queja un personaje en la película Presagio (Knowing) de Alex Proyas: “mañana todos se van a despertar sintiéndose muy idiotas.”

Si usted va viajando en un avión que termina estrellándose a unos kilómetros del aeropuerto y muere hoy, ¿qué pasa con su agenda y todas las citas pendientes? Ahora, si usted ve caer ese avión frente a sus ojos y ve morir a sus ocupantes, sin previo aviso para nadie, ¿no correría a abrazar a sus hijos inmediatamente, independientemente de su agenda? Pudo haber sido usted, pero no lo fue. Para los muertos, ése fue el fin del mundo. Nadie lo pudo prever.

Proyas vuelve a preguntar en Presagio, como lo hizo en la excelente Dark City y hasta cierto punto en la fallida Yo, Robot, ¿qué es lo que nos hace humanos? ¿Saber, o hacer algo por el hecho de saber? Nadie sabe, nadie supo.

11 comentarios:

Paxton Hernandez dijo...

"¿qué es lo que nos hace humanos?"

¿Uh? ¿No será pedirle demasiado a una película, Joel?

Joel Meza dijo...

Ah... no es una reflexión sobre la película, Paxton. Es inspirada por la película.
Aunque eso no lo pregunto yo, lo pregunta Proyas.

El Duende Callejero dijo...

Hay Paxton... Batman whatever, birlándole a Nietzsche (bajo el sacro amparo de la ignominia colectiva), piratea a su vez la misma cita (e idea) de esa otra película con Ledger (dirección de Brian Helgeland), The Order, intentando provocar en el espectador precisamente esa reflexión, pero a boca jarro.

Claro, The Order fue tildada de mamerta... Batman whatever de master piz'... Ambas piden demasiado... Igual que, en todo caso, A.I. de Spielberg, Blade Runner de Scott ¡The Devil's Advocate de Hackford! Y si cabe hasta ese mega bodrio (que también apela a mi ignominia peckinpahniana, y de forma por demás burda) llamado Hostal (más ese nembutal que es la uno que esa mentada de madre que es la dos...).

"¿Qué nos hace humanos?"

Vaya, si hasta Monty Python (literalmente) juegan con esa idea... No veo dónde esté ese "pedirle demasiado" a un blockbuster que se sube a la ola del zeitgeist, aderezado con un poco de volksgeist.

Jo.

Ana A. dijo...

Ah, que buena reflexión.
Ojalá pudiéramos de verdad llevarla a la vida diaria, por lo menos en un momento en el día. Valoraríamos un poco más los pequeños detalles.

Pd. Orale Duende, que elevado.

El Duende Callejero dijo...

Como dirían en esa "otra" película: anytime.

Joel Meza dijo...

"Anytime"... ya sigue, ya sigue.

El Duende Callejero dijo...

Ya leí... Pero esa no era la película.

"Anytime"

El Duende Callejero dijo...

Y que me gustó la película.

Joel Meza dijo...

A mí también y mucho.

El Duende Callejero dijo...

¿Y cuándo la reseña completa? Yo en uno de estos días... We need yours...

Ana A. dijo...

y que me gusta también.....