jueves, 30 de marzo de 2017

Life: Vida inteligente **

(Life, EUA 2017) Clasificación México ‘B’/EUA ‘R’
Calificaciones: ****Excelente ***Buena **Regular *Mala

Un gringo, un japonés, dos ingleses y una rusa (nomás faltó el mexicano para completar el chiste clásico), estaban en la Estación Espacial Internacional y entonces llega un marciano. Esa es la premisa de Life: Vida Inteligente, del director sueco Daniel Espinosa. Las posibilidades de lo que ocurrirá después son muchas y Espinosa escogió tomar el camino de la película de terror en donde un grupo de personas está atrapado en un espacio cerrado, junto con un monstruo que se los va despachando de uno en uno. Hablando de clásicos, justo como en Alien, El Octavo Pasajero (del maestro Ridley Scott, en 1979).

Y la pregunta obligada es, si ya tenemos en Alien ese clásico del monstruo espacial al que el público volvemos una y otra vez y del que este mismo año, en unas semanas, de hecho, se estrenará el sexto episodio, ¿cuál es el caso de hacer otra película paralela, que recicla exactamente la misma premisa y exactamente las mismas propuestas de suspenso y terror?

Yo sólo hago la pregunta y, naturalmente, no tengo la respuesta. Sólo soy un espectador que, al descubrirme en el cine ante este refrito, no me queda más que disfrutar lo disfrutable de la cinta, que no es poco, por cierto: imágenes sorprendentemente reales de la estación espacial y acercamientos en primer plano al bello rostro de Rebecca Ferguson, la protagonista junto al siempre efectivo Jake Gyllenhaal, aunque aquí a ninguno de los dos les quede otra cosa qué hacer más que poner cara de preocupados o asustados, dependiendo de dónde ande el monstruo en la escena en turno. Ya vista, mejor me hubiera esperado a la siguiente de Alien.

6 comentarios:

Champy dijo...

Me pasó algo muy similar que a ti.

De entrada entré por el género, obvias mis referencias.

Estando ahí me dió gusto ver al entrañable Jake....pero al primer minuto ya estaba esperando que saliera un alien de algun lado...al salir de la nave y ver al otro flotando afuera, y peor que anuncian que viene no se que cosa contra ellos ya esperaba que destruyeran todo como Gravity... ante semejantes premisas ya no quedaba mucho por hacer. Me aguanté y me entretuvo.

Bella criatura de pequeña, simpática....luego se vuelve feyona pero entendible.

Le apuestan mucho, que valientes todos los creadores que siguen esas huellas...aunque nunca lleguen a ningun lado.

2046

Joel Meza dijo...

Por valentía o por pagar la renta...

Champy dijo...

En efecto...la papa cuesta.

2046

Pablo Villalobos dijo...

Pues ya la ví, y que creen?

Que gracias a que la ví después que a COVENANT, me gustó mucho más!

No había querido verla porque la idea se me hacía muy similar a ALIEN (1979) y hasta se me hizo raro que estando tan cerca COVENANT hubiera alguien tan audaz como para sacar una película similar, y bueno. Seguramente muchos que la odiaron en marzo, como comentaré en mi blog, la amaron en mayo, después de ver la del Sr Scott.

A mí me pareció que aunque esta fórmula ya está llegando al hastío, todavia puede dar resultados si se conectan los números correctamente. Aquí sí sentí todo lo que COVENANT me quedó debiendo, y hasta más!

Joel Meza dijo...

Pablo, creo que pasa algo curioso con estas dos películas tan similares, estrenadas apenas con un mes de separación. Es cierto que ambas usan los mismos elementos y la misma estructura narrativa de “El octavo pasajero”, es decir, el monstruo extraterrestre que se va despachando uno por uno a todos los personajes, mientras se mueven por claustrofóbicos espacios. Pero, ya vistas las dos, pienso que “Life” no es más que “El octavo pasajero” vuelta a la vida, donde el bien le gana al mal, mientras que “Covenant” en realidad se trata del triunfo del mal sobre el bien. Por supuesto, en "Alien" el mal es la compañía Weyland y, como ahora lo sabemos, sus creaciones. Ay nanita.

Pablo Villalobos dijo...

La misma gata, pero revolcada, jajaja!