jueves, 2 de marzo de 2017

La La Land: Una historia de amor ****

(La La Land, EUA 2016)
Clasificación México 'B'/EUA 'PG-13'
Calificaciones: ****Excelente ***Buena **Regular *Mala

Ah, qué reconfortante película es La La Land. Juzgue usted: romance, canciones, baile y las zonas bonitas de Los Ángeles, con esa simpática pareja cinematográfica formada por Emma Stone y Ryan Gosling, ya en su tercer filme juntos. Todo, cortesía del joven Damien Chazelle, que en su segunda cinta, después de Whiplash (también nominada al Óscar en 2015) reafirma su principal interés: un amor incondicional por el jazz.

Contada en el estilo idealista de los musicales hollywoodenses de los 50s, gracias a la colorida fotografía de Linus Sandgren (premiada con el Óscar) y la fluida edición, visualmente musical, de Tom Cross (que también editó magistralmente Whiplash), La La Land se sirve de la gracia de su pareja protagónica para imprimir buen humor, melancolía cuando se requiere e inspiradas, si bien terrenales, interpretaciones de los números musicales, a la historia de romance entre una aspirante a actriz hollywoodense y un pianista enamorado del jazz clásico.

4 comentarios:

Champy dijo...

Me gusta tu adjetivo, reconfortante.

Odio el musical.

La la land no la odié.

Me gustó, me entretuvo, hubo un momento en que casi me aburro, pero no me dormí.

Me gustó bien.

2046

Joel Meza dijo...

A mí me gustan mucho los musicales, en particular los musicales clásicos hollywoodenses. El trabajo de Chazelle aquí me hizo sentir, mientras la veía, como cuando comes en tu casa la comida favorita de toda la vida, como un buen caldo de pollo con verduras (cliché, pero lo es porque es cierto). Reconfortante para el cuerpo, reconfortante para el alma.

Champy dijo...

Mira que bonito... el Cine que te provoca eso es bonito.

Yo no sé ni me entiendo porque busco retorcerme en las butacas y acabarme las uñas...manias que tiene uno.

2046

Joel Meza dijo...

Creo que fue Ebert quien dijo que una mala película siempre te hará sentir mal y una buena película, no importa de lo que se trate (incluso si te hace retorcerte y acabarte las uñas), siempre te hará sentir bien.