jueves, 13 de noviembre de 2008

Bond 22. O 24. Pero quién está contando.

Al final de mi reseña de Otro Día Para Morir, la película número veinte de la serie "oficial" y última con Pierce Brosnan como el agente 007, comentaba con algunos de los lectores que "en Casino Royale, con Daniel Craig como Bond, Broccoli y compañía han demostrado que sí se le pueden enseñar nuevos trucos a un perro anciano".

Más anciano que Bond, ningún otro perro cinematográfico, definitivamente. Con 46 años y 21 películas a cuestas (más 2 "no oficiales" e incontables copias, homenajes y parodias), y la número 22, Quantum (of Solace), por estrenarse mañana, las aventuras del espía inglés creado por Ian Fleming en novelas para calenturientas mentes adolescentes de la posguerra siguen siendo punto de referencia en el cine de aventuras.

Es cierto que a lo largo de la serie ha habido muchos más tropiezos que aciertos y son pocas las películas de Bond que me han resultado realmente memorables, como Dr. No, Goldfinger, Goldeneye y, ahora, Casino Royale. No que el resto me parezcan porquerías (aún si lo son), pero reconozco que por mucho que disfrute cada entrega, mi placer viene de la diversión de ver al equipo de Bond recorrer un camino muchas veces andado y tener la capacidad, incluso, de reírse de sí mismo ("That never happened to the other fella!" exclamó en pantalla George Lazenby, el malogrado sustituto de Sean Connery en Al Servicio Secreto de Su Majestad). Claro que en afortunadas y contadas ocasiones Broccoli (Albert, el productor original junto Harry Saltzman y ahora su hija, Barbara junto a Michael G. Wilson) y compañía han tenido el acierto de reinventar algunas partes de la confiable saga, sin dejar a Bond irreconocible pero dándole un poco de nuevos aires.

Eso ocurrió de manera más notable con Brosnan en Goldeneye, la primera película del 007 hecha después de la caída de la URSS. Bond era visto, en esa historia, como un dinosaurio que merecía extinguirse ya, ante un nuevo orden mundial político y social: el machismo y la misoginia del personaje fueron contrarrestadas haciendo que M, su jefe, fuera por primera vez una mujer que no tiene empacho en expresar su desprecio por lo que Bond y sus anteriores jefes (y de paso sus fans) representan. Claro que al final Bond era reivindicado por la propia M para beneplácito de sus seguidores. El éxito fue total y hubo cuatro cintas con Brosnan hasta que la novedad se agotó y Otro Día Para Morir se sintió como más de lo mismo. Una Moonraker cualquiera, tal vez.

Releyendo mi reseña de Otro Día Para Morir, me doy cuenta que mucho de mi gusto por esa entrega descansa en esa repetición de la fórmula, pero lo que me hace poner en el tocadiscos una y otra vez alguna de las películas, definitivamente, son momentos salteados que me emocionan, me hacen reír y a veces me dejan con la boca abierta. Aquí algunos de mis motivos:

1. Dr. No: los "tres ratones ciegos" recorriendo las calles de Kingston, Jamaica al son de un calipso.
2. Pedro Armendáriz como el aliado de Bond en From Russia with Love. Muy bien, muchachito.
3. Goldfinger: nada más memorable que una mujer desnuda recubierta de oro. A poco no.
4. Diamonds Are Forever: "But of course you are."
5. Live And Let Die: Paul McCartney durante los créditos.
6. The Man with the Golden Gun: quién hubiera pensado que uno podía hacer éso con un Hornet Hatchback, de la desaparecida American Motor Company. Si no ha visto usted esta película, sólo por la escena del Hornet vale la pena. Corra y réntela o búsquela en Youtube.
7. The Man with the Golden Gun: bueno, también vale la pena ver a Hervé Villechaize darle lata a Bond y recibir su merecido.
8. The Man with the Golden Gun: y a Drácula como Scaramanga. A poco no.
9. The Spy Who Loved Me: Carly Simon durante los créditos. Absolutamente mi canción e intrepretación favoritas de un tema de Bond. Nadie lo hace mejor.
10. Moonraker: Bond cabalgando bajo el tema musical de Los Siete Magníficos.

Y corto la lista para continuar, probablemente después de ver Quantum. Por favor regrese vivo.

7 comentarios:

Tyler dijo...

'Otro Día Para Morir' es aquella donde sale Halle Berry?

Vamos Joel, no es mala, de hecho es la mejor de la serie con Brosnan. La dirige Lee Tamahori y fue bastante buena. Hasta salía Madonna y no apestaba su actuación imaginate!!!

jajaja

Ya lo dije en el blog de Ernesto pero lo repito aqui, uno de mis momentos favoritos ha sido esa exquisita platica de toma y daca entre Daniel Craig y Eva Green en el tren en 'Casino Royale'...

Joel Meza dijo...

Yo no dije que fuera mala, Tyler, pero sí creo que Goldeneye fue el punto más alto de las cuatro de Brosnan. Y sí: Moonraker, mi primera de Bond, sigue siendo una de mis favoritas.
---
Una de las cosas que más disfruté en Casino Royale fue precisamente cómo los guionistas revisitaron el concepto de los one-liners sin que parecieran one-liners. El mejor ejemplo, creo, es ese "¿Te parece que me importa?" ante la pregunta de "¿agitado o revuelto?" La famosa línea existe en un diálogo, esta vez inserta como parte de la trama. Y, por supuesto, el intercambio en el tren. Veamos qué tal Quantum.

Ad Ayin dijo...

Me identifico mucho más con este post que con otros que he leído de Bond. Ni me desgasto defendiendolo ni alabandolo, simplemente lo disfruto montonales. Al igual que tu, muchas de las cintas regresan a mi mente vía pequeños fragmentos o emocionantes secuencias de la cinta.

La verdad es que la primera vez q vi a Bond fue con Roger Moore cuando aún iba yo en la primaria. Después le entre gustosamente a todo Connery y he de confesar que hasta las de Timothy Dalton me divierten (aunque no mucho)

De igual forma, pienso que Otro dia para Morir fue pésima. Me dormí en el cine, me dormí cuando la rente y me dormí cuando la dieron en FOX. Salvo el inicio, con Bond siendo capturado, todo es como un recalentado medio echado a perder.

Y, no es por coincidir, pero de las que más me gustan por mucho (por encima de las clásicas) es Goldeneye. El impresionate inicio, con Bond lanzandose del risco persiguiendo el avión me dejo todo frenetico, emocionado y ansioso. Y Casino Royale, ufff... soy re fan, re re fan. Si la vi dos veces en el cine, jejeje...

Que bien se siente no ser el unico que disfruta Bond en estos tiempos (donde ahora resulta que Jason Bourne es el papa de los pollitos, guac!) Por ultimo, de Quantum han lanzado cualquier clase de ofensa, insulto y degradación que han podido. Y aun así, me vale, la quiero ver y se que la voy a disfrutar años...

Espero tu siguiente recuento del resto de las cintas

Carl Zand dijo...

Shaken, not stirred... Bond está de vregreso mañana en Quantum. Al parecer la crítica la vapuleó un poco. Roger Ebert comienza su reseña diciendo que Bond no es un héroe de acción, sino más bien un actitud. Más o menos podemos imaginar hacia que rumbo se dirigen. No importa, Bond es Bond y estaremos ahí para saberlo. Si de algo presume esta seri (acaso la más larga en la historia del cine), es precisamente por agotar su fórmula una y otra vez, al igual que experimentar con esta. Desde que Michael G. Wilson (hijastro de Broccoli) comenzó a escribir un par de guiones junto al original Richard Maibaum en el dueto de pels con Dalton notamos un giro no muy acertado pero definitivamente digno de verse. Vaya, pobre Dalton no tiene la culpa, culpen a los guionistas. Lazenby, definitivamente una de las mejores en la serie para mi y con el mejor final de cualquier pel de Bond tanto como de cualquier otra. Roger Moore, genial Bond para mi, más suave pero fue el Bond de mi infancia. Su mejor esfuerzo, en mi opinión, For Your Eyes Only. Brosnan, de los mejores en la serie y su mejor, para mi, The World Is Not Enough. Un pequeño secreto y vicio mío, ver las pels de Bond cada dos años en cada sala de cine de la ciudad. Esta última la vi poco más de seis veces sin perder un ápice de asombro cada vez que la veía. Como dice Joel, nadie decía yeeeees! mejor que Brosnan y toda su elegancia salvo Mr. Connery. Sean Connery. Ahí sí, nobody does it better. Mi favorita personal de todas Goldfinger. De nuevo, mujer desnuda cubierta de oro, una ganadora. Brosnan al dispararle a Sophie Marceau en The World... no tiene precio. Ese es Bond. Casino Royale, más serio en tono con un Bond más duro y lacónico (excelente Daniel Craig). Sin duda, cada Bond de la generación en turno es un reflejo de sus tiempos, ¿no? Acabo de ver las 21 cintas de la serie una o dos al día desde hace semanas solo para tenerlas frescas para mañana. Las he disfrutado todas. Algo hay en la serie como dice Joel, que lo hace a uno deleitarse con ellas. Sean Connery contesta a Jill St John, al matar este a un tipo en un elevador en Diamonds Are Forever
Jill St John:
Is he dead?

Connery:
Sincerily I hope so...

¿Está la saga Bond muerta? Sincerily I hope not.

Salud.

El Duende Callejero dijo...

No Bond para esta parte de Sinaloa. Sólo el Novio de mi Mamá o algo así, junto a una parvada de comedias que tienen meses pudriéndose en el Blockbuster (y demás antros de video).

Y ya viene otro MMCinemas con doce salas. A la mierda. Y todavía para que pongan Cuanto Sol Hace en español. Que se vayan a la mierda.

Y ahora, por cierto, habrá mujer desnudo de nuevo... En cama, pero ahora cubierta de petroleo o algo así. Jo. Spoiler... Spoiler... Spoiler... Jojojo...

Joel Meza dijo...

Duende, ¿no se estrena en Mochis esta semana? Será justicia divina por: 1) ganarle a los Aguilas la serie y 2) por seguir a la cabeza en el standing.
Por lo pronto buenas noticias: ninguna copia doblada en Mexicali, así que lo más seguro es que en Mochis tampoco. Y menos en Culiacán. 'ora sí, a soltar al Sandoval (mmm... ¿seis veces Casino Royale en el cine? creo que mejor lo dejamos amarrado.)

Carlos: Yeees.

Joel Meza dijo...

Sergio, yo también leo con interés esas notas que por montones se empeñan en golpear o alabar la serie, pero confieso que para mí es difícil verla de manera más o menos neutral. Me enganché con mi primera, también con Roger Moore (incluso me tomó algo de tiempo agarrarle el gusto a Sean Connery, a quien incluso llegué a ver como un oportunista usurpador cuando se estrenó Never Say Never Again, que no fui a ver al cine...), y desde entonces. Otro Día Para Morir sí me gusta mucho pero es cierto, no ofrece nada nuevo. Al menos a mí no me aburrió, eso sí.