viernes, 21 de noviembre de 2008

007 Quantum **1/2

(Quantum of Solace, EUA/Reino Unido 2008) Clasificación ‘B’
Calificaciones: ****Excelente ***Buena **Regular *Mala


Aguánteme tantito, estimado lector y juguemos tantito ese juego de trivia sobre cine. ¿Cuál es esa película sobre un agente secreto de los servicios de inteligencia que, olvidando cuál es su chamba, anda para arriba y para abajo por medio mundo, buscando venganza contra quienes le jugaron chueco y matando a quien se le atraviese en el camino, en nombre de su desaparecida amada? ¿Una ayudadita? Va: las iniciales del agente secreto son J.B. ¿Adivinó? No, no es Jason Bourne.

No me malinterprete. No voy a empezar ahora con una queja sobre la originalidad de la vigésimocuarta película sobre el 007. Hombre, después de 21 películas "oficiales" y 2 "sueltas", no es como que uno no está acostumbrado a la reinvención del hilo negro una y otra vez. Como he comentado antes, mucho de la diversión de ver una película de Bond consiste en revisitar la familiar fórmula, las predecibles situaciones y los personajes de cajón. Ahora, ¿por cuánto tiempo (o por cuántas películas) se puede sostener la diversión?

Seguramente esta pregunta ha cruzado más de una vez por la mente de los productores de la serie en los últimos... ¿cuarenta años?, especialmente después de alguna entrega particularmente floja (note usted cómo evito decir mala... soy fan, ni hablar). Al menos sé que yo me he hecho la pregunta un par de veces. La primera, creo que después de ver A View to a Kill con Roger Moore y la segunda, cuando ya habían pasado unos años desde la segunda de Timothy Dalton y era evidente que no repetiría en una tercera. Y lo chistoso es que en ese entonces, a principios de los '90s, repasando las últimas tres cintas del espía británico, no encontraba ninguna razón para esperar una nueva aventura. Tal vez el 007 era ya cosa del pasado. Hasta que llegó Goldeneye con Pierce Brosnan y una leve reinvención de personajes y situaciones. Hombre... hasta M cambió de hombre a mujer y Moneypenny volvió a ser joven y deseable. Ahora, ponga atención, amable lector: Q siguió siendo el mismo para asegurarnos que el cambio era superficial y la fórmula seguía siendo confiable.

Lo cierto es que el director Martin Campbell nos supo emocionar nuevamente con el 007 y la franquicia dio para cuatro cintas con Brosnan y otros tres directores al frente. "Listo para una quinta..." escribí después de ver Die Another Day. Seguramente exageraciones de fanático, pero evidentemente los hijos de Broccoli se volvieron a hacer la pregunta y la respuesta fue: sí podemos seguir, pero no como hasta ahora y definitivamente no con Brosnan. ¿Cómo empezamos? Pues por el principio y ahí está Casino Royale, adaptación de la primera novela de Ian Fleming y encargada, curiosamente, a Campbell, con el joven Daniel Craig como el nuevo -en todos los sentidos- James Bond.

Sobre Casino Royale debo escribir todavía, pero simplemente diré por el momento que esta estupenda adaptación de la novela resultó en una de las mejores cintas sobre el espía británico de caricatura. Quién no iba a querer ver las siguientes. Y heme aquí, después de haber visto, sufrido, rumiado y finalmente disfrutado, no tanto ni tantito como hubiera querido, eso sí, Quantum of Solace, no sólo la segunda con Daniel Craig, sino la segunda parte de Casino Royale, la película; algo que nunca se había hecho en la serie. Increíble pero cierto: de alguna manera, los fans siempre hemos aceptado el hecho de que Bond y sus conocidos parecen no tener memoria y cada misión (cada película) empieza desde cero, excepto por el hecho de que todos ya se conocen, incluyendo a veces a los malos.

Pues bien, heme aquí ante Quantum of Solace, con un espía británico, asesino profesional al Servicio Secreto de Su Majestad, que de pronto tiene conciencia, vida interior y memoria. Y poco, muy poco sentido del humor. Esta nueva entrega trae una propuesta muy interesante para Bond, pero como ya vimos en nuestro pequeño jueguito al principio, nada original en el cine reciente.

Quantum of Solace es una buena película de venganzas pero no estoy tan seguro de que se inserte correctamente en el universo de Bond. Al menos en el universo reiniciado con Casino Royale. Sí, ahí tenemos nuevamente al joven Craig (¿sabe usted cuándo se empieza a ser viejo? Cuando el 007 ya no es un señor sino un chamaco). Hablando de los de siempre, ahí tenemos a Judi Dench como M y a Jeffrey Wright como Felix Leiter. Maldición, incluso tenemos ahí a Jesper Christensen como el miserable y chillón Sr. White y al triste Giancarlo Giannini como Mathis, lo cual nos confirma que estamos viendo una continuación. Pero mientras la cinta de Campbell salpicaba la historia de presentación de Bond con chispazos de humor que Craig, por cierto, enfrentaba con una seriedad sólo quebrantada por una levísima mueca o una línea que apenas quiere ser un one-liner, la continuación de Marc Forster parece ingnorar el hecho de que Bond es el Bond de Casino Royale e intenta reinventar, reiniciar a su personaje central, convirtiéndolo en una especie de pitbull que sólo tiene una idea en la cabeza y no para hasta ejecutarla: matar en venganza. Hombre, así hasta yo me olvido de soltar un chiste de vez en cuando.

Aquí es donde entran algunas inconsistencias en Quantum of Solace. Estamos claros que la fórmula no será seguida esta vez. Está claro que Bond está muy dolido por la traición de Vesper en Casino Royale y sólo tiene cabeza para matar. Ni siquiera intenta un doble sentido con la chica Bond en turno, la bella y jovencita Olga Kurylenko (¿sabe usted cuándo ya se es viejo? Cuando las chicas Bond ya no son señoras sino unas niñas...). Hombre, qué desperdicio. Si era para tanto, entonces para qué se molestaron con el casting. La Tigresa hubiera cumplido igual y tal vez con mejores motivos. Pero bueno, todo sea por el sufrido espectador, supongo. Pero decía de las incosistencias. Si Bond ahora quiere ser un monje, allá él. Pero ¿de dónde diablos sale el encuentro con la agente Fields? ¿Pues no que muy desinteresado? ¿O es ése acaso el saludo secreto en MI6? Ahí sí que no me vengan con cuentos. Si Bond tiene humor para un saludo secreto, seguramente habrá espacio para uno que otro chascarrillo al estilo inglés, como hizo en Casino Royale. Pero no lo hay y sólo hay un chiste. Uno solo en toda la película. ¿Por qué tan serio? ¿The bitch is dead?

Quitando los encuentros con M y los roces con las chicas Bond, nos quedan las escenas llamadas "de acción". Corretizas increíbles y balaceras interminables por cielo, mar y tierra. Sí, aquí las hay en las tres categorías. Pero mi sospecha mientras veía la película creció al leer los créditos: Dan Bradley como director de la segunda unidad. Una búsqueda rápida en la imdb me confirma que el Sr. Bradley fue también director y coordinador de escenas peligrosas de las últimas dos películas de Jason Bourne. Sí, esas dos películas donde el público se quejó de que la cámara se movía mucho y no se entendía muy bien lo que pasaba, especialmente en la tercera. Para no decir más: haga usted de cuenta. Mire, en mi opinión, cruzo los dedos para que en la tercera entrega con Craig, Vic Armstrong esté disponible. Cómo nos hace falta junto a Bond. Y de paso, junto a Indiana Jones (no es por ser intrigoso, pero Bradley también sustituyó al buen Vic en Indiana Jones IV...).

Por lo demás, los villanos cumplen y no tengo queja. Aunque a Mathieu Amalric lo presentan como un prestanombres de Quantum, la asociación que supongo viene a sustituir a la antigua SPECTRE, su megalómano del día es digno de cualquier otra cinta de la serie. También tenemos a un gorila militar latinoamericano encarnado realistamente por el mexicano Joaquín Cosío. Bueno, aquí sí tengo una queja. ¿No cree usted que Cosío se parece demasiado a Capulina? Tanto aquí como en Arráncame la Vida tuve que pelear conmigo mismo para sacudirme la idea de que Capulina andaba en tan malos pasos. Los escenarios exóticos también se hacen presentes, aunque en la casa de ópera austriaca hubiera preferido referencias menos directas a El Padrino. Y sigo sin entender por qué Bond y Kurylenko van y vienen dos veces al desierto, excepto para cumplir con la corretiza y balacera por aire. Supongo que le entenderé al verla una segunda vez, aún si no me divierte la escena. Pero al menos veré un pedacito de mi desierto en el cine. Esperen, ése lo veo todos los días al manejar al trabajo. Y gratis.

Bond, en las sabias palabras de mi madre, es un espía con muchas mujeres, muchos balazos y muchos carros. Recuerdo con emoción cómo me divertí la tarde que lo descubrí. Ahora, no tanto, pero la experiencia de veintitrés películas anteriores y al menos dos "reinvenciones", me dice que las mujeres, los balazos y los carros volverán. Aguánteme tantito.

16 comentarios:

El Duende Callejero dijo...

Oh... Tiene cuarenta y tantos años, ya debe sentirse viejón, debe ser más serio... Por fin la estrenaron acá. La veré y os diré qué hongo.

Josafat M. dijo...

Ingatu viru, ahora sí te alargaste con la entrada. El fin me lanzo a verla, a ver qué show.

Joel Meza dijo...

Duende, yo a los cuarenta y uno no me siento viejo pero luego veo a Craig hacer todo lo que hace a los cuarenta... sobre la serie, puedo imaginarme cuál sería la reacción del público adolescente actual si los sentáramos en un cine y les proyectáramos, no sé, Moonraker o The Living Daylights. Seguro nadie haría fila la siguiente de la serie. Renovarse o morir.

Josafat, no las acostumbro así y la hubiera editado, pero no me dejen suelto con Bond.

Espero que les guste. Yo trataré de verla nuevamente este fin de semana.

Tyler dijo...

Sentidas palabras de un verdadero fan Joel...

Felicidades, esta increíble tu post!

PD: vuelve Martin Campbell vuelveeeeeeeeee!!!

Tyler dijo...

PD2: yo lo único que disfruté fue esa madriza entre Bond y sepa-el-diablo-quien y que se quedan enredados en unas cuerdas... fuera de eso casi me quedo dormido jeje

pero a lo mejor fue mi culpa por ir desvelado a verla... o a lo mejor no, y fue culpa del zoquete de Marc Forster y sus ediciones muy dizque "artisticas".

Como le dije a Ernesto, solo faltaba que salieran unos niños volando sus papalotes...

Paxton Hernandez dijo...

La mamonería de Marc Forster + la mamonería de Paul Haggis + la mamonería de la reseña de Joel = Ya me quitaron las ganas de verla.

Jejeje.

P.D. No te creas, tu reseña no fue mamona, jeje.

Joel Meza dijo...

Tyler, esa escena donde se cuelgan me hubiera gustado más si hubiera sabido para dónde quedaba el techo y para dónde el suelo. Ah y muchas gracias, lector conocedor. Habían de aprender los demás... ->

Paxton (me queda el consuelo de saber que el orden de los sumandos no altera la suma y no necesariamente me tienes en tercer lugar con Forster y Haggis); ve a verla, la Kurylenko no está tan pior (y como bono adicional Cuarón hace algunas voces en Español. Qué más puedes pedir.)

Carl Zand dijo...

Damn straight... Si alguna serie de pels, sobre todo la saga Bond, se presta para experimentar, esstá es la adecuada. Me refiero a laserie. La primera vez que cambió en tono, por lo menos visual y con el mejor, como ya lo he dicho de los finales que he visto en cualquier película es OHMSS. Es cierto, yo quiero de vuelta a Vic Armstrong. Craig es un Bond cabrón duro. Bien por eso. Pero, como también me estoy haciendo viejo y tal vez más suave, no me molestaría ver de regreso a "Q" Y A "Moneypenny". Digo, chingado, la nostalgía. Otro dato que solo a mi (muy, muy fan de la serie), es que mi primera pel que recuerdo haber visto en un cine fue You Only Live Twice, en el Culiacán 70 con mi padre. era yo muy morrillo. ¿La entrada larga? Never. Se me hace que hasta puedes hacer una segunda parte. Genial pinche entrada. Pa los puristas, como yo he dicho y siempre se me ofenden: las pels de Bond son tan importantes para mi como una pel de Bergman o Tarkovsky, Sí, como lo oyen. Bond, otra vez citando a Ebert, no es un héroe de acción. Es una actitud. Entre más se embarra y hunda en mierda el mundo, por encima debe caminar Bond. James Bond... No me lo hagan como David Carradine en Kung-Fu. Salud y chingón post.

El Duende Callejero dijo...

Eeer... Falsa alarma... Estrenaron algo que se llama: Los Extraños... Y otra cosa que llama High School Musical el no sé qué... Y esa cosa llamada Max Payne. Que Bond no llegó (pinche inglés ¿No que muy puntuales?)... Y el de la taquilla me dijo... Repito literal: "no, pos llegó una bien sarra (¿?), Quémese después de leerse... Nombre, de hueva buey... Ni la veas... Te recomiendo Rec (sí, sigue en taquilla). Esa sí está curada. Trata de un edificio con fantasmas, pero está bien gruesa. O si quieres ver Bond, ve Max Payne, es lo mismo pero más curado.

Lo grabé. Siempre grabo las recomendaciones de los dependientes del blockbuster y de los boleteros del MMCinemas.

El Duende Callejero dijo...

Mmm... Escuché la grabación: no es Max Payne... Es Max Paint'. Listo.

Paxton Hernandez dijo...

¡Sube la grabación! ¡Sube la grabación!

Paxton Hernandez dijo...

Jajajaja, un edificio con fantasmas (wtf!).

Joel Meza dijo...

Queremos pastel, pastel, pastel. Digo, grabación.
(Duende, ya de plano cáele al Sandoval este fin de semana y aviéntatela allá.)

Diezmartinez dijo...

Ajá: ¿Citas románticas? ¿"Caéle, aviéntatela"?

Joel Meza dijo...

Pues si el nuevo Bond no se da tiempo para el romance, alguien tiene que sacrificarse, supongo...

adayin dijo...

Por fin
La vi...

No me molesto, como dices, no es que sea mala... Lo curioso es que yo quejandome de los que dicen que Bourne es mejor agente que Bond y Forster tiene que hacer sus secuencias de acción como clonadas.

A pesar de que me divirtio muchisimo, cerca del final estaba bastante aburrido. Pero igual espero ya la nueva.