jueves, 23 de enero de 2014

¿Qué le dijiste a Dios? ½*

(México, 2014) Clasificación México ‘B’
Calificaciones ****Excelente ***Buena **Regular *Mala
La semana pasada, al comprar mi boleto para entrar a ver Un Atrevido Don Juan (Don Jon, la sorprendentemente buena ópera prima del actor convertido en guionista y director, Joseph Gordon-Levitt, 2013), la jovencita de la taquilla me advirtió, muy seria: "La película es clasificación B-15, pero tiene muchas escenas de sexo."

Como es notorio que hace rato pasaron los años en que los boleteros me preguntaban la edad cuando quería ver algo mayor que clasificación A, no creo que esta jovencita estuviera tratando de protegerme de nada. Más bien, supongo que el gerente del cine ordenó a los boleteros avisar al público acerca del contenido, para no recibir quejas de incautos espectadores que prefieren no ver "muchas escenas de sexo". A mí, dicho sea de paso, las tales escenas no me molestan y hasta las agradezco, siempre y cuando aporten a la historia que se está contando, o de perdis que sean muy buenas y la historia salga sobrando...

Hombre, pero si ya en el cine van a tener la política de ahorrarle corajes a uno antes de entrar a la función, que de una vez lo hagan con todas. Por ejemplo: "Rocky es clasificación B, pero se dan muchos guamazos". O bien, con La Guerra de las Galaxias: "Le advierto que salen muchas naves espaciales". O, para centrarnos en la película de la semana: "Mire, tiene muchas canciones de Juan Gabriel pero las cantan a'i más o menos y las bailan peor..."

Lo cierto es que la idea es bastante atractiva. A poco no: Un musical con canciones de Juan Gabriel. Igual que la mayoría de los mexicanos que ya andábamos por aquí en los últimos cuarenta años, conozco y disfruto muchas de las casi dos mil canciones que Juan Gabriel ha compuesto en medio siglo de carrera. Y, fuera de algunas que él mismo protagonizó en los 1970s, es una lástima que el poco cine musical mexicano no haya aprovechado este popular acervo.

Por lo tanto, ¿Qué le dijiste a Dios? de la directora Teresa Suárez (Así del Precipicio, México 2006) intenta picar piedra en un terreno prácticamente virgen, anunciando un alegre musical durante los créditos iniciales, con “Buenos Días, Señor Sol”. Pero lamentablemente lo que sigue a esta esperanzadora canción es tan pobre que mejor ni se hubiera molestado, por el bien del cine, del espectador y del propio Juan Gabriel.

Dos sirvientas pueblerinas, empleadas en el D.F. por una familia millonaria, junto con todas las mucamas de la adinerada colonia barren la calle mientras cantan “Yo no nací para amar”, acompañadas de los guaruras de sus patrones. Y aquí, en esta primera canción es cuando se me empezó a caer el corazón. Las actrices que interpretan a las dos sirvientas (Gina Vargas y Olinka Velázquez) cantan bien pero la coreografía que ejecutan es tan imaginativa como cualquier tabla gimnástica de primaria y hasta vergüenza debería darle a Guillermo Téllez, quien usurpa el título de Coreógrafo en los créditos. Para colmo, la elección de fotografiar este y el resto de los números musicales desde una cámara fija que para colmo se desenfoca en los rostros de los bailarines y al nivel del piso, resulta en “bailables” planos que no provocan ninguna emoción favorable.

Lo que sigue es digno de cualquier telenovela nacional y sin quitarle ni ponerle, anoto los temas presentados: discriminación por clasismo y racismo; adulterios, robos, secuestros, enfrentamientos a mano armada, violencia y heridos por arma de fuego, incluyendo niños. Así, se va al caño la alegría prometida. A pesar de que más o menos cada cinco minutos se inserta una canción de Juanga, para un total de trece, solamente las tres cantadas por un energético Víctor García (“Vienes o Voy”, que no conocía; “No Tengo Dinero” y “El Noa Noa”) son propuestas felices. Todas las demás (“Me he quedado solo”, “Debo Hacerlo”, “No me vuelvo a enamorar”, “Todo”, “Inocente pobre amigo”, “La Farsante”, “Déjame vivir”) tienen a sus intérpretes en pantalla (Érika de la Rosa, Mar Contreras, Alejandro de la Madrid y Mark Tacher) sufriendo la historia que les tocó representar y los pésimos bailables que tienen que ejecutar.

Decía que sólo Víctor García sale mejor librado pero hay otra excepción: la genial Regina Orozco, que hace de mamá de las dos sirvientas; más o menos a la mitad de la cinta se avienta, virtuosamente, la canción “Insensible” con un gusto contagioso que la convierte en la mejor de ¿Qué le dijiste a Dios?, pero en la débil trama este número musical sobra.

Para acabarla, ninguno de los personajes está escrito (por la propia directora Suárez) para ganarse la simpatía del espectador. Todos son odiosos, insensibles, abusivos y sin ningún sentido del bien y del mal. Nuevamente, el único que se salva es el personaje de Víctor García, que ni se imagina la fichita a la que le propone matrimonio.

Ni modo, pobre Juan Gabriel, que al final se avienta un palomazo que no viene al caso, mientras le echa aire con su abanico a una parte del elenco, bailando sin ganas. ¿No tengo nada bueno que decir, entonces? ¿Nadanadanadanada? Que no, que no.

10 comentarios:

Danone Dark dijo...

Jajaja, me encantó tu crítica. El remate lo mejor! Tienes un nuevo seguidor de tu blog.

Joel Meza dijo...

Gracias, Danone. Bienvenido.

Rafa Ibarra dijo...

Entonces esa media estrella es por Regina Orozco y Víctor García.

Con lo que describes no entiendo el motivo de la existencia de esa película, si las telenovelas se ven
por tele abierta. O sea: ese tipo de porquería es gratis.

Pobre Joel. No llegan las "oscareables" a tu rancho, pero sí estos bodrios. Y tienes que pagar para verlos.

Gracias por la advertencia.

Un cordial abrazo.

Anónimo dijo...

Buena critica de una pésima película

Anónimo dijo...

Cuando vi la opera prima de la señora Teresa Suárez -nótese que escribí señora y no directora- Así del precipucio digo precipicio, pensé que esta mujer no volvería dirigir nada en su vida, por lo que me sorprendí mucho al ver que la mujer tenía una segunda película en puerta.
La verdad es que decidí verla un poco por Juan Gabriel y otro tanto por morbo y bueno, puedo afirmar, sin temor a equivocarme que ¿Que le dijiste a dios? es una de las peores películas que he visto en toda mi vida... Una pésima trama, un guión de lo más pobre, personajes absurdos, voces insufribles, coreografías de pena ajena, todo mal, mención aparte merece la cámara estática que me recordó a los primeros vídeos musicales de los 80, esos de Pandora y demás.
Resulta evidente que me parece una excelente critica la de Joel Meza, pero para mi punto de vista se quedo corta, ya que ni Víctor García ni Regina Orozco se salvan, al contrario creo que la película los hunde -sobretodo a la talentosisisima Regina Orozco- con un papel tan poco halagador, un maquillaje nulo y una canción que de entrada se nota que esta metida a la fuerza.
Lo único que nos queda es pedirle a dios que esta mujer no vuelva a hacer una película nunca jamás...

Carlos Tapia dijo...

Comodirian en el box DURO Y ALA CABEZA yo nomas desde los anuncios dije a mi mismo "mi mismo esta pelicula esta buena para sacarle la confesion hasta al mismisimo 007" y para Anonimole tengo noticias, ya viene la tercera pelicula y sera un musical de arjona

Anónimo dijo...

Vi a la directora en una entrevista y me pareció una persona sumamente despota e ignorante, por lo que decidí no ver la película.
Gracias por la crítica!

Joel Meza dijo...

Rafa, poco a poco llegan los oscareables, pero esta no la ví por falta de mejores cosas, sino porque genuinamente esperaba ver algo bueno (no conozco el trabajo anterior de la directora, pero con esta tuve). Advertido estás...

Anónimo 1: Gracias. Ojalá fuera al revés. Ni modo.

Anónimo 2: Andale, eso último sí sería bueno decirle a Dios.

Carlos, al menos tu tienes el Mar Caribe como excelente pretexto para no meterte al cine. Y sí, mejor una de Bond. Salud.

Anónimo 3: No sé absolutamente nada de la directora, excepto por una nota reciente en los periódicos mexicanos, donde dice que Juan Gabriel aceptó que sus canciones estuvieran en la película, siempre y cuando se hablara bien de México. Si para ellos eso que hicieron es hablar bien del país, pobre México.

Osvaldo Reyes dijo...

Excelente critica!!!!
Lástima que ya me chute está mediocre peliculita...

Indiscutiblemente tienes un nuevo seguidor!

Joel Meza dijo...

Lo bueno es que pronto se olvida, supongo. Bienvenido, Osvaldo.