lunes, 4 de mayo de 2009

Mar Abierto ***

Los cines en México siguen cerrados por la epidemia de influenza. Por fortuna hay mucho qué revisar en video. Aquí una muestra pertinente.
(Open water, EUA 2004) Clasificación ‘B-15’
Calificaciones: ****Excelente ***Buena **Regular *Mala

Mar abierto trata de dos buzos que son abandonados a su suerte en aguas infestadas de tiburones. Y nada más. En un mercado en el que el público y los productores y distribuidores de cine parecen estar fascinados por la cantidad de efectos especiales e imágenes creadas por computadora que puedan meterse en una película, el debutante director y escritor Chris Kentis nos presenta una película de terror nada tradicional, al dejar a sus dos personajes literalmente solos contra el mundo.

La primera parte de la película nos presenta a Susan y Daniel, una joven pareja de profesionistas urbanos (yuppies, para los compas) que a duras penas pueden dejar sus agendas y teléfonos celulares para tomarse unas cortas vacaciones, en medio de reproches mutuos por sus respectivas fijaciones y dependencias en sus ocupadas vidas. Finalmente los vemos subidos en un barquito que se interna en aguas caribeñas, junto a otros buzos aficionados, todos llevados en el paseo por un grupo de “expertos” guías de buceo. La película se toma su tiempo para mostrarnos cómo es posible que en un grupo de veinte personas sobre una lancha se pierdan dos y nadie se dé cuenta y, finalmente, una media hora después del inicio, llegamos a la parte que nos interesa: el abandono de Susan y Daniel.

Durante la hora restante de película la pareja flota a la deriva y efectivamente aparecen los anunciados tiburones y otros animales más, pero no al estilo del Tiburón de Spielberg (EUA 1975), en que un monstruo desalmado agarraba de su puerquito al materialista pueblito de Amity, o como cualquier otra alimaña hollywoodense que tiene su propio plan contra los distintos personajes de la película, y se los va despachando de uno en uno, como para enseñarles una última lección moralista. Mar abierto no cuenta una historia propiamente dicha, más bien es la documentación de la fragilidad de la vida y la futilidad de nuestros esfuerzos por darle sentido a los momentos que pasamos bajo el sol, sobre este planeta en el que no somos los únicos ni más poderosos habitantes. Susan y Daniel se saben parte de un mundo en el que juegan un papel importante, por medio de sus trabajos y sus compromisos, tan difíciles de eludir incluso para tomar un corto descanso en medio de la naturaleza, que debe estar agendado o de otra manera no tendría ningún sentido para ellos. El punto es que una vez que uno sale de la civilización, ninguna agenda vale, porque la naturaleza no es un invento nuestro ni algo que podamos controlar. Simplemente existe y nosotros insistimos en vernos como algo ajeno a ella, asignándole horas y reglas que sólo significan algo para nosotros.

El director Kentis decidió presentar estas ideas limitando el uso de efectos especiales, con sus dos actores flotando en el mar y usando animales verdaderos, filmando en video. El resultado es una película que se ve mal en la proyección, pero que resulta muy efectiva al mantener el sentido de la inmediatez de su testimonio.

Hace años dejé de llevar reloj porque me dí cuenta de algo: si uno necesita saber la hora, siempre hay un reloj cerca para consultarla. La puede uno preguntar a otra persona, o bien en el teléfono, en la radio o en la tele. Y si está uno en un lugar en el que no haya un reloj kilómetros a la rendonda, lo más seguro es que entonces no necesite o no sirva de nada saber qué hora es. El verdadero terror es darse cuenta de lo inútil de un reloj cuando uno no es más que un ser vivo más.
(Publicada originalmente el 19 de Diciembre de 2004 en La Voz de la Frontera.)

15 comentarios:

El Duende Callejero dijo...

Os faltó decir que estaba basada en una historia rial. Huuuy... Hasta a Magnum P.I. le pasó algo similar. Fue uno de mis episodios favoritos (sólo que aquel hasta amigo se hizo del tiburón y al final Higgins lo rescató medio alucinado: Selleck ya hablaba con su apá muerto).

Bueno, la historia rial no es tan buena. Sí, los olvidaron... Sí, casi al otro día regresaron a buscarlos y jamás los encontraron. Sólo eso pasó. Nunca se supo si se los comió un tiburón, los raptó un pirata, llegaron a una isla desierta... Nada. El resto es imaginación del autor que, por cierto, explícitamente les dijeron muchos sitios turísticos que si era buena onda como para no decir en qué lugar se desarrollaba la trama: imaginemos, la gente de todo el mundo iba a pensar que en ese lugar olvidaban turistas en alta mar todo el tiempo.

Jo. Y eso que mi sueño es ver frente a frente (con las debidas precauciones, claro) a un tiburón blanco. Sólo que para ir a verlo apenas en Australia o Sudafrica (en Islas Guadalupe, aquí en México, podría hacerlo... Pero... Psss... Van en panga, según supe, a torear tiburones de seis metros... Estoy medio loco, nada más).

Joel Meza dijo...

Mmmm... yo vi un tiburón blanco de frente en Sidney (con las debidas precauciones, claro) y pos no me emocionó tanto. Eso sí: los remolinos daban vuelta al revés.

El Duende Callejero dijo...

How rude!

Ana A. dijo...

Joel,
Mi comentario iba por el mismo camino que el del Duende, si se quedaron sólos ¿cómo supieron lo que realmente paso?,
En fin, pero de que se los comieron los tiburones se los comieron.


Yo toqué un tiburón gato en Cancún cuando era chiquita ¿eso cuenta?.

Joel Meza dijo...

Ana, ¿tiburón gato? Me recuerda al tipo que va caminando por la playa y de repente exclama, sin poder creer lo que ve: "¡Un sireno! ¡Un sireno!" y el mentado sireno le dice: "Qué sireno ni que ocho cuartos, ¡me está tragando un tiburón!"

Carl Zand dijo...

Yo me acerco (ni con las debidas medidas de seguridad a un cabrón de esos), nuncamente... Esas mierdas devoran, que se queden donde etán. Prefiero mujeres gato. Con lápiz y borrador, claro. Como esa de Cat People de Schrader. Hmmmm. Saludos y unas negras modelo o modelos negras.

Ana A. dijo...

Jajaja,
Hay Joel, se lo contaré a mis hijos pa' que lleguen con chiste nuevo a la escuela.

Paxton Hernandez dijo...

Hey, Joel. Ya salió el DVD de Bolt y el de Meet the Robinsons ya está desde hace rato. FYI.

=P

Joel Meza dijo...

Sí, pero los blockbusters están cerrados por los cochis influyentes...

El Duende Callejero dijo...

Corrección Joel: están cerrados porque la Ley Federal del Trabajo dice explícitamente que si trabajas en días feriados (como este puente), deberás pagarle al personal el triple.

Los cochis influyentes son el scape goat. Ahora resulta que en el momento menos álgido de la histeria hay que cerrar.

Joel Meza dijo...

Duende, pero el único día feriado es el 1o. de mayo, no el 5. Otra cosa es que los güevones de los burócratas y los empleados bancarios siempre se lo tomen como "conquista sindical".
Bueno, a otras cosas más felices (en mi empleo al menos no cerraron un solo día, así que siguió entrando dinero).

El Duende Callejero dijo...

Ejem... Ejem... De no haber cochis influyentes, ese hubiera sido un Fin de Semana Largo, de acuerdo a lo indicado por su amigo El Zorro... Se había "cambiado" no sé qué día por ese día. Y por unos, la llevan todos ¿Qué hacer, qué hacer? Pos cerrar... Total... Ya se había pagado uno triple un día ¿Pa' qué más?

Tyler dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJA

entre tu chiste de Colosio en el blog de Ernesto y este del sireno me hiciste la mañana Joel

JAJAJAJAJAJJA

te pasas!

Tyler dijo...

Y hablando de la película he de decir que a mi no me gustó mucho que digamos

*PREGUNTA CON SPOILER AGUAS*


¿qué le pasa a la chica al último? se rinde? y decide ahogarse así no'mas? o se la come un tiburón y la jala hacia el fondo abismal?


*FIN DE PREGUNTA CON SPOILER*

Joel Meza dijo...

Tyler, es bueno encontrar que todavía hay chistes por contar (como a Ana, también).
Respecto a tu pregunta
Mi teoría es que ella ya está demasiado agotada y desesperanzada.
Lo que hagan los tiburones, simplemente no lo pueden evitar.