miércoles, 27 de mayo de 2009

I Love You, Man***

(EUA, 2009) Clasificación 'B-15'
Calificaciones ****Excelente ***Buena **Regular *Mala

"All the world's indeed a stage
And we are merely players,
performers and portrayers."

Limelight, de Neil Peart (Rush)

Ah, qué bonito es cuando las comedias románticas siguen bien la fórmula: el muchacho y la muchacha se conocen, puede que se caigan mal al principio, luego se enamoran y todo marcha sobre ruedas, pero uno de los dos descubre "el secreto" que los separará... hasta que ocurra "el redescubrimiento" que arreglará las cosas. El muchacho dirá el elusivo "te amo" (legado de John Wayne a Hollywood: que los hombres no puedan soltar la frasecita, sin duda), la muchacha se emocionará como no tiene usted idea, vivirán felices para siempre y nosotros nos reiremos, nos emocionaremos y suspiraremos, no necesariamente en ese orden e incluyendo a los hombres que vemos la película. Faltaba más.

Justo eso pasa en I love you, man. Primero conocemos a Peter, un buen tipo que está comprometido para casarse con la bella pero terrenal Zooey. Aunque Peter es tan buen mozo, Zooey tiene una sola duda (mujeres, mujeres...). ¿Dónde están los amigos de su prometido? Bueno, resulta que no tiene ninguno, ya que ha dedicado su vida a sus novias de adolescencia y ahora a su trabajo. Zooey entiende perfectamente, ya que Peter es el novio perfecto. Pero... ¿a poco no sería bonito que tuviera un mejor amigo que pudiera ser su padrino de bodas? Claro que Peter tiene papá y hermano, con los que se lleva perfectamente, pero en la tradición estadounidense (al menos en las películas) el padrino debe ser el mejor amigo del novio. De ahí el nombre en Inglés, supongo: "best man" (aunque, como dice Jerry Seinfeld, o George Carlin, no recuerdo: si en la boda hay un novio y un "best man", el mejor hombre, pues, ¿por qué la novia se está casando con el otro?).

Pero espere, estimado lector. Los elementos de la comedia romántica todavía no aparecen. No, la pareja protagónica de I love you, man, no son Peter y Zooey, sino Peter y... su mejor amigo. Bueno, cuando lo encuentre, esto es. Lo que sigue a este planteamiento es una serie de "audiciones" donde Peter usa los clasificados para salir con distintos hombres en "citas de hombre", con el objetivo de conocer al mejor amigo. (Ah, qué gringos tan complicados. Hace algunos años leí un anuncio de un curso en alguna ciudad de California para aprender a tocar a otras personas. Y por tocar, realmente querían decir tocar, es decir, estirar la mano y ponerla sobre, digamos, el hombro de otra persona para hacer contacto humano...)

Estas breves escenas son divertidas pero empiezan a hacerse cansadas después del tercer candidato. Afortunadamente es cuando la película nos presenta (y le presenta a Peter) al baquetón de Sidney. Desde que lo vemos por primera vez, de entrada, Sidney nos cae re-bien y podemos imaginar que tendremos otra versión de la pareja dispareja: Peter es el adulto serio y organizado, Sidney el eterno adolescente. ¿Duda usted que la simbiosis cambiará para bien la vida de ambos y se convertirán en los mejores amigos para siempre?

Por supuesto, uno no va a ver comedias románticas, así sean de hombre con hombre, esperando que la fórmula sea reinventada; después de todo, el chiste no está en el chiste mismo, sino en cómo se cuenta y I love you, man lo cuenta muy bien. Peter no es un personaje ridículo ni extremoso, simplemente es un buen tipo que tiene una excelente relación con su novia, con sus padres, hermano y con sus compañeras de trabajo. Sidney, por otro lado, es ese amigo que todos tenemos o hemos tenido alguna vez, que va por el mundo sin ocuparse de convencionalismos y aunque sabemos que trabaja en algo, realmente su vida no gira en torno a su trabajo, sino al disfrute total (adolescente eterno, ¿no le dije?).

Creo que el secreto para que I love you, man funcione tan bien, está en el inspirado reparto y en la nada estorbosa dirección de John Hamburg, que también escribió el guión. Paul Rudd, como Peter, confirma una vez más su buen tino para la comedia discreta. Confieso que la primera vez que lo noté fue en Virgen a los 40, como el perfecto degenerado amigo del protagonista, aunque me dí cuenta que lo había visto ya en Anchorman: The Legend of Ron Burgundy, también haciendo segunda al personaje central. Luego, ya con conocimiento de causa, ví cómo su personaje en Knocked Up daba el soporte correcto a la historia principal. En las tres películas Rudd nunca está de más ni de menos y no creo que sea casualidad que generalmente su personaje -secundario- tenga una escena para él, que se entrama muy bien con el resto de la historia. No me extraña que por fin sea "el muchacho" de la película.

En cuanto a Sidney, no recuerdo haber visto antes al grandote, desgarbado y desenfadado Jason Segel. Dicho lo cual, claro que lo he visto, en uno de esos amigotes que he ido coleccionando en mi paso por este mundo. Por ahí me queda todavía, para fortuna mía, alguno de esos niñotes con quienes, independientemente de sus responsabilidades en la vida, una cerveza, una pizza y un buen disco de rock son el nirvana.

Así, cuando Sidney finalmente logra el milagro de que Peter se abra y reciba en su vida al "mejor amigo", ni su prometida Zooey (interpretada por Rashida Jones -viva el mestizaje, por cierto), ni nosotros, vemos más que sinceridad en la culminante expresión de amor del uno al otro. Hombre, hasta el pretendiente homosexual de Peter se conmueve, faltaba más.

Nota 1: Deliberadamente he dejado fuera de la reseña el título para México, Te amo, brother. Qué, ¿se supone que ahora todos somos barriobajeros fresas? ¿Qué tenía de malo Te amo, hombre?
Nota 2: Cuando Peter y Sidney se encierran a oir rock, de veras oyen rock: hay que verlos cantar y bailar con Rush en vivo, nada menos.

10 comentarios:

El Duende Callejero dijo...

¿Y Shakespeare, man?

Joel Meza dijo...

Duende, fíjate que en la primera versión de mi reseña tenía un párrafo sobre Shakespeare y esos versos, pero al final no lo pude hacer funcionar y lo dejé fuera, así que lo dejo en que, en todo honor Neil Peart, quien es más leido y escribido que yo, lo citó mucho mejor.

El Duende Callejero dijo...

Rush es la mata. No problemo, brother. Jo.

Joel Meza dijo...

Lo chistoso es que las dos rolas que incluyen en la banda sonora(completas, por cierto y bien entrelazadas en la trama), Tom Sawyer y Limelight son las únicas canciones de Rush que han sido usadas en películas, de acuerdo a la imdb (lo busqué porque, para empezar, no recordaba haber oído a Rush en alguna película antes).

Otro de los puntos altos de la película, por cierto.

El Duende Callejero dijo...

En una película, cuyo nombre no recuerdo, sale de fondo (ah... Creo que es Magnolia), la de Superconductor. Es más, en Magnolia sale, de fondo, en la conferencia del Tom Cruise (y si pestañeas te lo pierdes), un cartel con la portada del Chronicles.

Ana A. dijo...

Oye,
Que sorpresa leer una buena reseña de esa película, hasta ganas de verla me dieron.

Pues checándo a sus Rush, creo que Closer to the heart la he escuchado en alguna película. ¿?.

Joel Meza dijo...

Creo que I love you man es genuinamente divertida, Ana. ¿Closer to the heart? No recuerdo haberla oído en ninguna película y créeme, sí la recordaría. Superconductor, la que dice el Duende, se me pudo haber pasado en Magnolia, especialmente si fue sólo un fragmento. Pero Closer to the heart...

El Duende Callejero dijo...

Creo que está de fondo del fondo en el bar donde se mete el Maci. Como hay ruido de copas, de charlas, de teles y el Anderson se cree Welles cuando lo dejan, inicia con Superconductor... Y pasa a meterse en la madeja de sonido del bar. Voy a checar. Si no es ahí, es en otra... Pero la escena es así: en un bar de fondo del fondo.

adayin dijo...

Suena bien. Y me parece que sigue siendo fresco (jeje) ver a Paul Rudd en una comedia. Aunque sigue en el mismo papel, medio serio medio desmadroso medio amargado.

Recien pude ver Role Models y como describes el personaje en esta, bien podría ser en la otra (salvo que en Role su amargura hace que su novia lo deje) Agregando, Role Models también es muy divertida, aunque eso de las recreaciones de mundos medievales asusta bastante.

Pero me queda la duda de 2 cosas ¿que no este es un remake de una Miike? (jeje) y dos ¿tu amigo que es eterno adolescente es el duende?

Joel Meza dijo...

Sergio, todavía tengo pendiente Role Models y tengo la idea de que me voy a reir. Veremos. Sobre Paul Rudd, sólo lo he visto en las tres que anoto y en ésta; creo que los personajes han sido distintos pero supongo que el estilo de Rudd para abordarlos es similar.

Mmm... ¿el Duende uno de esos adolescentes eternos? ¡Pero si no toma cheve!