jueves, 20 de marzo de 2008

La Pasión de Cristo ****

(The Passion of the Christ, EUA 2004) Clasificación México 'C'/EUA ´R´
Calificaciones: **** Excelente ***Buena **Regular *Mala

De acuerdo a las primeras acepciones del Diccionario General de la Lengua Española, pasión significa padecimiento, sufrimiento. La nueva cinta sobre Jesucristo, dirigida por Mel Gibson, tiene uno de los títulos más descriptivos del cine religioso. De los 127 minutos que dura la proyección, poco más de 100 nos muestran en detalle el increíble castigo corporal sufrido por el protagonista a manos de sus captores, antes de su muerte. La crudeza y duración de las explícitas imágenes es tal, que es difícil discutir la clasificación asignada por Gobernación en México, 'C', "Sólo Adultos".

La cinta inicia con Cristo en El Monte de los Olivos, justo después de la Ultima Cena, la noche previa a su crucifixión. Jesús tiembla fuertemente y suda sangre mientras ora, en preparación a lo que viene. Menos de diez minutos después, recibe el primer golpe en pleno rostro y de ahí en adelante tendremos cien minutos de imágenes que muestran, casi sin desviar la cámara, el significado de La Pasión de Cristo, vista por Mel Gibson, a partir de los pasajes correspondientes del Nuevo Testamento. Podemos ver también el dolor en los rostros de quienes son testigos de la encarnizada tortura, allegados a Jesús, pero también en extraños, judíos y romanos.

Como en otras ocasiones, cuando se tratan temas religiosos, especialmente desde el punto de vista católico, la polémica en contra y a favor inicia mucho antes de que quienes se suman al "debate" hayan conocido el material en cuestión. Creo que lo correcto es externar una opinión después de ver el trabajo. Mel Gibson toma por tercera ocasión la silla del director, para mostrar que no sólo es un diestro cineasta; esta vez busca compartir cómo entiende él el sacrificio de Jesús. Gibson es católico y como tal, tiene fe en que Dios se hizo hombre con un sólo propósito: morir para la salvación de la humanidad. Nadie lo mató, porque vino precisamente a ésto. En las enseñanzas cristianas aprendemos cómo Jesús murió en la cruz poco después de ser colgado, causando sorpresa entre los guardias romanos, acostumbrados a romper las piernas de los crucificados para acelerar una muerte que a veces podía tomar días. Si alguien alguna vez tuvo dudas acerca de por qué la muerte de Cristo fue tan rápida, la lectura que hace Gibson de los Evangelios puede dar una muy buena respuesta, por así decirlo. Nadie podría aguantar la golpiza que recibe por horas Jesús en esta película y salir vivo para contarlo. Así, cuando llega por fin la escena del Monte Calvario, no podemos más que pensar que el suplicio está por terminar.

Gibson basa su narración, de manera más o menos apegada, en los Evangelios. La recreación, desde el punto de vista técnico, es brillante en cuanto a guión, escenarios, reparto (Jim Caviezel como Jesús), vestuario y ambientación. Los personajes hablan en Arameo, Hebreo y Latín, lo que permite centrarnos en las acciones más que en las palabras, que podemos entender si es necesario, leyendo los subtítulos. Como recurso cinematográfico, Gibson introduce el personaje de Satanás en una figura andrógina y de aire sobrenatural, que ronda a Jesús en todo momento, ofreciéndole, sin palabras, la salida fácil a su sacrificio. La creciente tensión lograda nos lleva eficientemente al poderoso momento de la muerte, cuando al Jesús de Gibson ya no le queda un hueso sano ni un trozo de piel completo. La sangre perdida (y mostrada para nosotros) y el dolor voluntario de Jesús, aunado al de quienes lo rodean, encabezados por María, han sido tantos, que el epílogo sirve no sólo como un respiro, sino como un impactante recordatorio del punto culminante de la misión de Cristo.

La Pasión de Cristo, sin ser la mejor cinta sobre el tema, es un gran logro fílmico para su director. Ciertamente no es la versión del catecismo que nos enseñaron de niños, pero sí es una visión más adulta (hasta donde se puede a partir de los Evangelios) que vale la pena ver aunque sea una vez, para entender mejor el centro de la fe cristiana.
Publicado originalmente en La Voz de la Frontera, el 21 de Marzo de 2004.

38 comentarios:

Josafat M. dijo...

¿Sabes que es la única película que me he jurado no volver a verla?

Carlos Reyes dijo...

Esta fuerte... necesitaria verla de nuevo, creo que para ese entonces todavia no crecia lo suficiente. Recuerdo un filme violento, con un par de escenas fantasticas. Ya la revisaremos pronto.

Saludos!

El Duende Callejero dijo...

Chale, esa película ¿Y en serio nadie sabía que al pobre barbón ese se lo iban a cargar? Digo, claro, después de ponerle una buena y además voltearlo como tortilla cada rato. Y aún así fue gente a verla... YA SABÍAN EL FINAL...

Josafat M. dijo...

Ese era el punto, Duende, ver esa buena.

Ad Ayin dijo...

Creo que por eso estoy como estoy... pero a mi si me enseñaron esa misma versión en el catecismo, en la primaria... Y creo que era hasta más sangrienta...
Esas escuelas maristas eran de verdad violentas, luego se quejan de como salimos de ahi...

Joel Meza dijo...

Josafat, tanto como jurarme no volver a verla, no, pero el punto de Mel Gibson ya está dado y tomado. El sacrificio no es tanto morir, sino todo lo que lo lleva a la muerte; como dice Ad Ayin (también estuve con los maristas), si el catecismo que le dan a uno es light, simplemente te dicen que se murió en la cruz y ya. Pero a ver, trata de imaginarte el verdadero sufrimiento corporal...

Carlos, sí, definitivamente la clasificación fue correcta, para un niño o un chamaco probablemente no pase de ver una golpiza extremadamente sangrienta. Lamentablemente la religión no parece estar hecha para mentes adultas, y el cine (éste, al menos) tampoco es para andar educando.
Ahora, cinematográficamente, sí quisiera ver un día de éstos el documental de cómo se filmó, sobre todo por los efectos especiales de maquillaje. Esas escenas de latigazos en carne viva son muy reales.

Duende, creo que el título alternativo era "El Asesinato de Jesús de Nazareth por el Cobarde Caifás".

Saludos a todos.

filomeno2006 dijo...

Gran crítica

Paxton Hernandez dijo...

Soy una persona religiosa, mi estimado Joel, y esta cinta lo único que hizo fue ofenderme.

Mejor veo esa obra maestra de Scorsese otra vez, la de la tentación...

Joel Meza dijo...

Gracias, Filomeno, qué gusto verte por acá de nuevo.

Es lo curioso, Don Paxton, películas como La Pasión de Cristo, sin ser infantiles pero que tampoco se desvían del Evangelio, son bien recibidas por las autoridades de la iglesia. En cambio, una película que trata el tema de forma adulta, como La Ultima Tentación... es satanizado.
Coincido, prefiero volver a ver y revisar la visión de Scorsese, que el espectáculo sanguinario de Gibson.

Josafat M. dijo...

¿Es sarcasmo eso, Paxton? Por ahí supe que para la publicidad de la película, así como vienen comentarios de críticos en las cajas, ponerle una que dijo un obispo, no se hizo porque pues no era onda.

El Duende Callejero dijo...

En la Pasión (o, cierto, El Cruel y Lento, Lentísimo Asesinato del Jesús de Nazareth por Los Cobardes Judios, Malditos, Hijos del Averno, Gracias al Equipo de Maquillaje de Lucio Fulci), en su cajita, el comentario "recomendación" es de un tal Diezmartinez... ¡Ingasu!

¿Lo conocen?

Joel Meza dijo...

Hubiera estado curioso:
"¡Moronga a placer!" -Diezmartínez
"Gibson es la neta..." - Onésimo Zepeda

Diezmartinez dijo...

Ojalá por cada vez que ponen mi nombre en las cajitas de los DVD (o en la publicidad de los diarios nacionales) me dieran una lana... O, en este caso, con La Pasión... alguna indulgencia, para revenderla a quien crea en ellas.

PS. Bola de herejes

Joel Meza dijo...

Ernesto, ahorita no sería negocio, porque el papa acaba de mandar indulgencias por tele a todos los que vieron la misa de este domingo...
Aunque te podemos hacer trekkie honorario por tu comentario republicado en la cajita de Galaxy Quest.

Tyler dijo...

El libro de Kazantzakis es magnífico. Y creo que Scorsese logra una excelente adaptación cinematográfica de él. A mi también me parece que es mucho mejor la cinta de Scorsese que esta de Gibson.

Aunque claro, en la de Scorsese no había tal cantidad de sangre y SI había esa -oh Dios mío!- 'herejía' al sugerir que Jesus tenía cuestionamientos como cualquier otro ser humano. La posición de Gibson es más facilona y comodina, la de Scorsese en cambio, es más arriesgada.

Scorsese 1 - Gibson 0

Ad Ayin dijo...

¿Que dice la cajita de Galaxy Quest?

Paxton Hernandez dijo...

Josafat,

No es ningún sarcasmo. Soy religioso. Y La última tentación de Cristo es una de mis películas favoritas de todos los tiempos.

Saludos!!!

p.d. ya actualiza, no? Aunque sea del cyber, jeje...

Paxton Hernandez dijo...

Jajajaja, te pasas Joel, pero es cierto. Yo quería ser cuico. Y detener a Salma Hayek mientras escapa....

Joel Meza dijo...

Hablando de experiencias religiosas, Paxton...

Paxton Hernandez dijo...

Jajaj

El Duende Callejero dijo...

Mmmm... Leí que la Iglesia, en las pasadas elecciones, quería imponer eso de que era pecado no ir a votar. Jejejeje...

Joel Meza dijo...

Tyler, sigo sin leer el libro, pero ya ves, son de los de la lista.
Ad Ayin, te la voy a deber, anoche estuve en Blockbuster (¡ya tienen No Country... y Eastern Promises!), busqué la cajita de Galaxy Quest pero no la tienen ya. Creo recordadr que dice algo así como "Muy divertida...", al modo de las citas mochas. Si Diezmartínez se digna, nos contestará luego.
Duende, sí, los pecados van cambiando con los tiempos. Yo quisiera saber cuándo será pecado traficar con drogas, gente y armas...

Iván dijo...

Es una muy buena cinta snuf (así se escribe?). Creo, la única con un gran presupuesto.

Saludos pues.

Tyler dijo...

Ya tienen No Country e Eastern Promises? Me imagino que ya las rentaste y ya las viste 3 veces cada una no?????

Queremos reseña, crítica y opinión de cada una de ellas!!!

Saludos

Joel Meza dijo...

Iván, buena consideración. Si algo se muestra en la pantalla, trucado o no, pero se muestra, es real en el mundo de la película. Yo digo que sí.
Tyler, desfortunadamente no soy el único que las esperaba con fruición, y ayer estaban todas las copias rentadas. Malditos marted de $15 en bb. Hasta éso, la dependienta muy amablemente me dijo: "pero el jueves me las deben regresar todas..." En cuanto tenga mis manos en una copia de cada una, salen las críticas. Como quien dice: pídalas cantando. Chin. ya estoy entrando en ese tren...

Àlex Frias dijo...

Hola Joel, muy acertada tu selección para estas fechas. En lo personal, me pareció un filme logrado de Mel Gibson, demostró tener un estilo cinematográfico personal. Un filme arriesgado por lo que mostraba y cómo lo mostraba. Fue consciente de la polémica que causaría y la usó a su favor.
Saludos!

Josafat M. dijo...

Tyler, Gibson no podía tener una posición en su película, no podía arriesgarse, él simplemente adaptó lo que está escrito en el Big book, de hecho, la infamous crítica del obispo de la que hablo decía algo como: "así es como fue".
Pásale a mi sitio Joel, está un documental interesante, que después de haberlo visto, There will be blood makes more much sense.

Joel Meza dijo...

Alex, originalmente mi intención era escribir y publicar esta semana pasada, sobre El Manto, Jesús de Nazareth, La Vida de Brian, Jesucristo Superestrella y La Pasión de Cristo. Los dioses de la informática pudieron más que yo y sigo sin computadora en casa, por lo que robo unos minutos diarios a la computadora de mi trabajo... sólo pude desempolvar ésta, pero peor es nada. De cualquier modo, ya las publicaré cuando recupere el chunche ése.

Josafat, por fin una nueva entrada, qué bien. Por las mismas razones, espero poder ver ese documental hasta el domingo, si acaso. Suena muy interesante y gracias por la recomendación.

Paxton Hernandez dijo...

Mmm, sobre el comentario de Josafat si hay una película blasfema es la de Gibson, precisamente por echar a la basura el relato del Big Book y basar el guión en unas visiones registradas por una dizque mística...

Joel Meza dijo...

Ah, eso es nuevo para mí. Cuenta, Paxton, cuenta (en lo que investigo en google, claro).

Paxton Hernandez dijo...

Jejeje.

¿A poco no supiste? La mayoría de las visiones gore y los momentos en que Satán se aparece, corresponden a las visiones de una mística de no sé que siglo ni me acuerdo de donde. De ahí el mote de El evangelio según San Mel. Y ni hablemos de que la Resurrección es tomada por poca cosa según Mad Max.

Joel Meza dijo...

Válgame, mira por dónde se viene a enterar uno, Paxton. Haciendo una búsqueda en google y wikipedia, veo que, además de los evangelios (el de Juan, sobre todo), también se usaron las "memorias" de dos monjas: la alemana Anne Catherine Emmerich (1774–1824) y la española María de Agreda (1602–1665), que tuvieron "visiones" sobre la pasión de Jesús. Tsk, tsk, tsk... Y yo que la llevé al río...

Paxton Hernandez dijo...

Ah, sí, la Emmerich. Mmmm, de dudosa procedencia jeje.

El Duende Callejero dijo...

Master... He regresado y sigo con mi blasfemia: comprar piratería es pecado, no votar es pecado, dar mordida a los tránsitos es pecado (salió en las noticias, a mi qué)... Pero sobre las drogas y las armas, no words, man... Recordad las sabias palabras un párroco, que iban más o menos así: sí, la iglesia recibe dinero sucio, pero aquí se limpia con oración.

Respuesta suya contestada.

Joel Meza dijo...

Duende, el pecado (o delito, dependiendo del ámbito al que nos refiramos) está en el tráfico ilegal de drogas y armas. Aunque también debemos recordar aquello de "tanto peca el que mata la vaca..."
Para fines prácticos y pensando que los pecados, lo mismo que los delitos, son tipificados por nosotros mismos, si es legal, no es pecado.
Y como abres diciendo que [comerciar con] la piratería es pecado, entonces creo que blasfemamos del mismo pie...

Joel Meza dijo...

Perdón, me doy cuenta de que citabas, Duende. Entonces, volviendo sobre la idea de que si es legal no es pecado, quienes tipifican oficialmente los pecados nomás le están haciendo al loco ("dinero malo que se vuelve bueno..."). Y sí, seguimos blasfemando del mismo pie.

El Duende Callejero dijo...

En efecto, cité. Lo dijo un párroco de no sé qué comunidad sureña. Y ante tal comentario, hasta Carmen Aristegui (¿podrá?) hizo escándalo, llevó a pobres padrecitos a su estudio, intentó descuartizarlos, pero de buenos que eran, nada más la hicieron parecer sino loca, sí enteramente histérica.

Y lo otro, lo de los nuevos pecados, también es cita. Sólo que la Aristegui no está ya al aire para opinar al respecto.

Joel Meza dijo...

Pues acaba de volver a suceder, Duende. Con pelos y señales:
http://www.lacronica.com/EdicionEnLinea/Notas/Nacional/04042008/296613.aspx