lunes, 17 de marzo de 2008

La Iniciación

Pudo más mi impaciencia y este fin de semana le llegó la hora a Román, mi hijo de tres años, de tener su primera visita a un cine. Emoción grande de padre y madre, ojos como platos del chamaco durante los cortos (Iron Man, que papá no quiso voltear a ver) y los primeros minutos de la cinta (Horton y el mundo de los Quién, brevemente reseñada abajo), disfrute de un vaso de palomitas para el iniciado, cortesía del cine (qué amabilidad en Cinemastar Mexicali) y al final, un poco de soda de limón(hay que evitar viajes no deseados al baño durante la función). Aunque la historia fue más complicada de lo que pensé para Román, al empezar el tercer acto lo senté en mis piernas, le expliqué rápidamente lo que estaba pasando y su atención estuvo fija en la pantalla los últimos 15 minutos.

Muchachos, creo tenemos un convertido.

15 comentarios:

Tyler dijo...

Me imagino que la foto son tu y tu hijo verdad?

Estan iguales jeje, asi de perfil parecen clones.

Que bueno que ya lo iniciaste por el buen camino...

Joel Meza dijo...

Sí, Tyler, gracias a la tecnología uno puede sacar fotos (o video) de casi cualquier evento de la vida de los hijos, para después chantajearlos o de perdida avergonzarlos frente a sus novias y amigos cuando sean grandes (a ver, dónde dejé esa foto en el baño...).
Román ya ve películas en casa (Bambi, El Mago de Oz y Volver al Futuro III son favoritas actuales), pero ahora ya sabe a dónde desaparecen sus papás los sábados en la mañana.

Joel Meza dijo...

Aclaro: la foto fue tomada durante los créditos finales, por lo que ya no había gente en la sala. Como quien dice, ningún espectador fue dañado...

Àlex Frias dijo...

No hay mejor edad para iniciar a un niño en el mundo del cine. Falta ver, qué tal sigue su marcha por el séptimo arte. Esperemos siga con la afición, pero por el buen cine. Saludos!

Paxton Hernandez dijo...

Ojalá que se vuelva critiquito de cine. Y luego "nos de reseñas de las series del Disney Channel".

-------------------

Mención aparte, yo me quiero casar con una chava crítica de cine, pero ps está cañón.

Joel Meza dijo...

Alex, haré lo mejor que pueda para llevarlo por el buen camino.

Paxton, pues si él paga el cable, porque yo le soy fiel a mi antena de conejo. Aunque parece que su interés va más por el lado de la actuación: su primera reinterpretación fue la entrada de Peter Pan al cuarto de Wendy, tratando de recuperar su sombra. Ya veremos

Joel Meza dijo...

Ah, y suerte, Paxton; yo conozco puros críticOs y todos son feos, pa'cabarla.

Carl Zand dijo...

Hay que iniciarlo en la materia de Bond 101. Bueno, quién sabe si esté muy morrillo para esas; no creo. Yo la primera de la que tengo recuerdo es una de esas, ¿pero ve cómo resulté? Supermán de Donner no estaría mal. Saludos a la familia... Un abrazo a los nuevos iniciados.

Joel Meza dijo...

Zand, buenas sugerencias y te informo con gusto que secciones de Superman de Donner (básicamente toda la primera noche de Superman, desde el rescate de Lois) han sido sus favoritas desde antes de 1 año. Con Bond no hubo tanta suerte, apenas era un bebé de meses cuando el león de la MGM lo hizo llorar al inicio del DVD de Die Another Day... ah, tomaré en cuenta cómo has salido tú antes de reiniciarlo en Bond.

Ad Ayin dijo...

Bien hecho Joel... Ya le diste el primer empujon y eso es maravilloso. En serio. A mi mama le encanta el cine y tal era su pasión que nos llevaba al cine para ver ella su película, aunque me quedara dormido

Mi papa igual, las rentaba, las veia, las platicaba. En mi caso, de no ser por mis papas, no tendría tanto amor por el cine como lo tengo ahora.

Además compartes algo con tu hijo que te gusta y conoces y que a tu hijo le puede llegar a fascinar por la admiración que te tiene. Ojala él recuerde esta primera visita al cine... yo recuerdo la primera vez que mi mama rento y nos puso Terminator... no podía creer lo que veía.. fue muy emocionante

Llevalo más seguido, esa es tu tarea ahora. Saludos

Joel Meza dijo...

Gracias, Ad Ayin. Me recordaste la anécdota de Cabrera Infante, que da título, por cierto, a sus memorias. Cuenta que de niño, en Cuba, apenas tenían que comer y su mamá les preguntaba en las tardes: "¿Cine o sardina?" La respuesta, naturalmente, nunca fue "sardina". No sólo de pan vive el hombre.
Es emocionante compartir el gusto por algo con un hijo, pero también se siente la responsabilidad. No queremos que luego ande por ahí buscando películas del Güero Castro o de Lucerito, ¿verdad?

Daniela dijo...

ay que bonito niño!
Coincido con todos, hay que cultivarlo bien en esto del cine.
Saludos.

Joel Meza dijo...

Daniela, muchas gracias. Afortunadamente los buenos genes son los que se pasaron... :)
Saludos.

Hammurabi dijo...

Joel, ¡felicidades! Todo un evento importante, ¿a poco no? Mis padres no recuerdan cuando fue la primera vez que fui al cine, y digo fui porque ellos no me llevaron, siempre le tocó la idea a un primo o prima, pues al parecer prefirieron ahorrarse el trabajo de "aplacarme" en la sala. Así que la historia personal no tiene datos precisos. Pero me da gusto con tu hijo, ahí sí no habrá duda :P

Joel Meza dijo...

Creo que igual pasó conmigo, Hammurabi. Según mi memoria, la primera película que ví en cine(como apunto en mi perfil del blog) fue una que recuerdo como "Zovek vs. Los Monstruos" y nos llevó, a un hermano y a mí, la niñera, cuando tenía unos 4 años. Con mis padres, mis primeros momentos memorables son cuando me llevaron a ver Infierno en la Torre y Tiburón. Y sin tocar aro con el entonces IMPI (Instituto Mexicano de Protección a la Infancia).