miércoles, 20 de diciembre de 2017

Star Wars: Los Últimos Jedi **

(Star Wars: The Last Jedi, EUA 2017)
Calificaciones: ****Excelente ***Buena **Regular *Mala


Como a todo mundo nos gustó El Despertar de la Fuerza, que básicamente es un refrito bien hechecito de La Guerra de las Galaxias, ya me imagino la junta de arranque en LucasFilms/Disney: pues de una vez, por qué no, que Los Últimos Jedi sea un refrito de la idolatrada trilogía original: La Guerra de las Galaxias, El Imperio Contraataca y El Regreso del Jedi. Y entonces, el director Rian Johnson se lanza con su mandato.

Veamos. De entrada, el primer enfrentamiento espacial entre la Resistencia y el Primer Orden involucra un ataque furtivo de naves caza de la Resistencia al Dreadnought, una gigantesca nave/arma de destrucción masiva, la cual deben hacer explotar disparando directamente en el punto débil de su “carrocería”, que, por supuesto, está… expuesto. Será el sereno; de todos modos Rebeldes, Imperio y Estrella de la Muerte se llaman, pues.

Mientras tanto, la jovencita Rey, que puede mover cosas con la mente y es aspirante a Jedi, deja todo tirado para recibir entrenamiento de un renuente viejo Jedi ermitaño, en un planeta húmedo e inhóspito, donde, por qué no, además se enfrentará con su propia atracción por el lado oscuro de la Fuerza, producto de su misteriosa ascendencia. Yoda y Luke estarían orgullosos de ver la historia repetirse… esperen, ellos mismos la repiten.

Por lo pronto, como en esta nueva trilogía hay más personajes que deben mantenerse entretenidos, Finn, el storm trooper desertor de la película anterior, conoce a una conserje rebelde y ambos fingen ir de luna de miel a Las Vegas, para (agarre aire para leer lo que sigue) reclutar a un hacker que les ayude a infiltrarse en una nave Imperial para desabilitar el rayo tractor (o algo así), y que los Resistentes Rebeldes puedan escapar. Ooootra vez... Si las cosas no le salen a Finn como esperaba es porque, como dice el dicho: nunca mandes a un storm trooper desertor a hacer el trabajo de un Obi Wan Kenobi. Al menos en esta parte de la película aparece el único personaje realmente interesante, un tartamudo Benicio del Toro, que se roba cada una de sus escenas y a quien, tartamudo y todo, le tocan los pocos diálogos que no son reiterativos a la acción.

Por su parte, la princesa Leia, como ya no tiene a Han Solo para pelear, mata el tiempo usando la Fuerza de forma egoísta, en lugar de buscar evitar que los Imperiales, en una trama que no sale de lo mismo, le den en la torre a su nave y sus subordinados, de los cuales sólo parece conocer a Poe, un soldado rebelde y regañado, que parece que sí pero que tampoco hace gran cosa y que es una cruza entre Han Solo y Han Solo, excepto que su Chewbacca es un Bebocho. ¿Chewbacca, dijo usted? Ah, no, yo lo dije. Bueno, ya que lo invoqué: pues Chewbacca aparece unos 2 minutos, junto a unos como Ewoks (más) chaparritos con alas, y yo creo que los demás rebeldes no le tienen mucha confianza, porque siempre sale amarrado al Halcón Milenario. Por cierto, las apariciones de esta nave son los únicos momentos en que toda la sala aplaude al unísono.

Los Rebeldes que siguen vivos en este punto, como son muy... Resistentes, eventualmente terminan repeliendo ooootro ataque de los Imperiales, desde una fortaleza enclavada en un planeta con vastas planicies blancas sobre las que caminan, a paso de elefante, esos armatostes Imperiales que parecen… elefantes. Por ahí anda el regañado Poe otra vez, básicamente recitando más de los superfluos diálogos, mientras la aprendiz de Jedi se une al grupo, sin que sepamos cómo, por cierto. Al menos esta vez sí le echaron sal a la planicie, para que no se les fueran a resbalar otra vez los paquidermos imperiales, como en El Imperio Contraataca.

¿Y el refrito prometido de El Regreso del Jedi, dice usted? Ah, pues Leia vuelve a ahorcar a Jabba the Hutt. OK, OK, no. Pero... además de los mentados Ewoks con alas, pues para que no le pongamos tache a esa película, la recién entrenada Jedi se enfrenta al nieto de Darth Vader, que le extiende su enguantada mano, y aunque es evidente que no es su padre, de todos modos le ofrece mandar juntos en la Galaxia, nada menos que con el nuevo Emperador como testigo, quien se regocija ante el despliegue de miedo y odio que tiene ante sí, justo como el Emperador anterior. Pobre güey. Es más, estoy seguro que en la siguiente película, en lugar de "Hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana...", al inicio aparecerá la frase "Los que no aprenden de la historia están condenados a repetirla..." Y mal.

7 comentarios:

Christian dijo...


Hey! Lo mismo dije yo desde un inicio, pasa el tiempo y la verdadera estrella sigue siendo el mentado Halcon Milenario. Cuando sale y destruye navecitas malas y esquiva peligrosos caminos es cuando se emociona uno como chamaco.

Disney debería dejar de tratar de inventar el hilo negro y hacer una película mas cortita donde hubiera muchos madrazos interestelares en navecitas y así

Ah perdon, se me olvidaba que ya la hizo, se llama Rigue One.

Pablo Villalobos dijo...

Yo solamente tengo una pregunta:

Todavía existen las Vegas en ese futuro o pasado o lo que sea?

Bueno. Esto yo no lo pienso ver. No soy fan. Me perdí las originales en su estreno y las vine a ver apenas hará cosa de 20 años, así que ni fu ni fa.

La de "El despertar" la ví por accidente porque esa navidad como es nuestra tradición teniamos que ir al cine después de cenar y no había nada interesante que ver, así que hice de tripas corazón y nos metimos a verla. Salí de la sala igual que como entré. Como es lógico, ni siquiera hice la obligada comparación entre esa y la original (que ahora es la 4) porque la verdad ni recuerdo detalles ni nada de las que ahora son las segundas tres.

Para mí que ya deberían dejar esto en paz y buscar cosas nuevas, pero yo qué sé si soy un viejo amargado, verdad? Jaja!

jorge luis dijo...

Reporte oficial de la destrucion de DS-1 Orbital Battle Station. Batalla de Yavin: Una nave capital no puede defenderse sola de un ataque de naves de caza.

Reporte oficial de la destrucion de DS-2 Orbital Battle Station. Batalla de Endor: Una nave capital no puede defenderse sola de un ataque de naves de caza.

Reporte oficial de la destrucion de StarKiller base. Batalla DQar: Una nave capital no puede defenderse sola de un ataque de naves de caza.

Reporte oficial de la destruccion del Heavy Dreadnaught Fulimatrix: Una nave capital no puede defenderse sola de un ataque de naves de caza.

Pablo Villalobos dijo...

Note to self: Conseguirme una nave de caza.

Champy dijo...

Confieso no haberla visto aún, supongo esta próxima semana lo haré.
Ante eventos como éste, es de esperarse la cargada mediática al respecto, los records rotos, lo mismo que las vestiduras, son patrones muy fácil de anticipar.
Aquí lo que me ha llamado la atención es la división de opiniones, lo cual tampoco debiera ser motivo de alarma, específicamente hay algunos (o muchitos) que la catalogan de Obra Maestra y la mejor de las mejores y todas esas succionadas que aplicamos los fanáticos de alguien, hasta la mas mala entre las malas, pasando por Régulo y Madaleno.
Lo que me lleva a confiar y creer en la teoría del maiz...o de su escases.

2046

Rafa Ibarra dijo...

Mi estimado Joel, vengo llegando del cine, de haber llevado a mi esposa a ver esta película.
Mi esposa, que es super fan, dijo que le gustó muchísimo. Yo terminé con los ojos llorosos.

Esto último por efecto de que cada vez que bostezaba las glándulas lagrimales entraban en funcionamiento. Y bostecé un chorro de veces.

Creo que duró como 2 horas y media, o algo así. La verdad, como ya me habían perdido desde mucho antes, para cuando salió el Halcón Milenario, ya ni eso me emocionó.
¿Lo mejor de la película? La música de John Williams.

La verdad, Rogue One estuvo muchísimo mejor.

Esta es clasificación: Sólo para fanáticos.

Un abrazo mi estimado.
Saludos a la familia.
---Rafa Ibarra

Joel Meza dijo...

Christian, me imagino que la de Han Solo joven va a ser un exitazo con el Halcón Milenario nuevecito...

Pablo, no le hace que siguieran haciendo más películas de esto, mientras las hicieran bien...
Y sí, Las Vegas existieron hace mucho tiempo, en una galaxia bla bla bla...

Jorge Luis, un consultor de mejora continua se haría millonario con el Imperio.

Champy, la mente fanática es extraña, sin duda.

Rafa, la mente fanática es extraña: conozco algunos a quienes les gustó mucho y otros que la aborrecieron. A mí, igual que a ti, simplemente me aburrió. Y eso me decepcionó, porque esperaba algo al menos al nivel de El Despertar de la Fuerza. ¡Salud!