jueves, 10 de enero de 2013

Jack Reacher: Bajo la Mira ***1/2

(Jack Reacher, EUA 2012) Clasificación México ´B´ / EUA ´PG-13´
Calificaciones ****Excelente ***Buena **Regular *Mala

Si usted no sabe quién es Jack Reacher, no se preocupe. A la nueva película de Tom Cruise le basta un par de minutos para decirnos que el misterioso Reacher es un soldado retirado, cuarentón, entrenado en armas y combate, profesional de la investigación criminal que, cansado del "sistema", ahora vaga por los Estados Unidos, sin más equipaje que el cambio de ropa de segunda que trae puesto, para impartir su peculiar sentido de la justicia. Por supuesto, "uno no encuentra a Jack Reacher: Jack Reacher lo encuentra a uno."

No cabe duda, Tom Cruise conoce su negocio de ser estrella de cine. Desde que debutó como productor con Misión: Imposible, ha sabido armar equipos que garantizan el éxito de sus películas. En esta ocasión, el director y escritor Christopher McQuarrie (guionista de Sospechosos Comunes, EUA 1995) es el encargado de adaptar una de las novelas acerca de Jack Reacher que, según entiendo, son bastante populares y no lo dudo: a la fecha son 17. A pesar de ello, McQuarrie no pierde el tiempo en explicaciones del origen del personaje ni sus motivos. Como decía antes, con dos minutos tiene para decirnos quién es Reacher y a lo que te truje Chencha.

Y la Chencha es la investigación sobre un asesino múltiple, de esos que lamentablemente abundan en los Estados Unidos y que un mal día deciden jugar al tiro al blanco con gente inocente. Reacher aparece, encarnado en Tom Cruise pero con varias cicatrices en el cuerpo para justificar rápidamente lo duro que es, pero no en la cara para justificar que las chamacas no le quitan los ojos de encima. Y no se anda con cosas: el acusado es culpable y él lo demostrará, así tenga que enfrentarse a la policía, al fiscal y a ciertos macuarros que le buscan pleito en una cantinucha y a los que les baja el carro para enfrascarse en una persecución por la ciudad, que resulta uno de los puntos altos de la película.

La historia camina rápida y eficientemente, destapando gradualmente una red de intrigas en las que está involucrado un misterioso tuerto que, con voz desesperantemente calmada, cuenta cosas terribles acerca de la locura, como si estuviera narrando un documental sobre la mente humana. Será porque el actor no es otro que Werner Herzog, el director de cine que se ha especializado a lo largo de varias décadas en gente tumbada del burro, como Grizzly Man (2005) o Enemigo Interno (The Bad Lieutenant, 2009). Claro que uno no necesita saber eso para exasperarse ante la impasibilidad del divino tuerto, pero es parte de la diversión adicional escondida de la cinta. Otra joyita similar es la presencia del veterano actor Robert Duvall en un papel secundario, donde hasta se da el lujo de reírse de la costumbre de Tom Cruise de aparecer corriendo en todas sus películas. Y no me quejo de los chicos ojotes que pela la hermosa Rosamund Pike como la patrona en turno de Reacher.

Entré a ver la película pensando que tal vez sería un ejercicio inútil de Tom Cruise, dado que ya se ha establecido exitosamente en las llamadas películas de acción con la serie Misión: Imposible. Afortunadamente, Jack Reacher es un personaje muy distinto a Ethan Hunt. Es mucho más reservado, prácticamente sin recursos tecnológicos, opera solo y genera muchas más preguntas a medida que avanza. ¿Podrá resolver Reacher el misterio del asesino? ¿Cuántas peleas a puño limpio tendrá? ¿Cuántas muchachas suspirarán? ¿Obtendrá la confianza de todos antes de tener que lavar su ropa de nuevo? No se pierda el siguiente capítulo. Al cabo que son 17 novelas.

2 comentarios:

Miguel Fimbres dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miguel Fimbres dijo...

Hola Joel.
No sabía que esperar de esta película y fué una sorpresa agradable. Fué refrescante ver a Jack Reacher hacer su chamba aun cuando estaba tecnológicamente limitado.
Mención especial a Rosamund Pike, no recuerdo haberla visto tan…frondosa como en esta película.

Salud!!!...os
Miguel Fimbres
Los Sesionistas
Amigos de la Vid