sábado, 1 de diciembre de 2012

Argo ***


(Argo, EUA 2012) Clasificación México 'B' / EUA 'R'
Calificaciones ****Excelente ***Buena **Regular *Mala
 
La vida imita al arte y viceversa, no cabe duda. Durante la crisis de los rehenes estadounidenses en Irán, de 1979 a 1981, la CIA y el gobierno canadiense intentaron rescatar a seis diplomáticos estadounidenses, haciéndolos pasar por un grupo de cineastas que supuestamente visitaban Tehrán en busca de locaciones para una película de Hollywood. Pues bien, ahora tenemos a Hollywood presentándonos la película "basada en los hechos reales", como dicen.
 
Ben Affleck, quien inició su carrera en Hollywood por la puerta grande, hace quince años, como oscareado co-guionista (y actor secundario) de Mente Indomable (Good Will Hunting, 1997), duró varios años construyendo una carrera como limitado actor de cintas taquilleras, que le sirvieron para eventualmente empezar a producir y dirigir sus propias películas, debutando con la impresionante Desapareció Una Noche (Gone Baby Gone, 2007) y continuando con la excelente Atracción Peligrosa (The Town, 2010). Así que podemos decir que el joven Mr. Affleck conoce, desde chamaco y desde adentro, cómo se mueven los hilos en Hollwywood.
 
Affleck pone a buen uso su experiencia como productor, director y hasta como actor poco expresivo, para contar y protagonizar la historia de Tony Méndez, un agente de la CIA especializado en rescates de estadounidenses en zonas de alto riesgo, que estuvo a cargo de montar toda la historia falsa de los supuestos cineastas y también ejecutó la operación de extracción, directamente en las calles y aeropuerto de Tehrán.
 
Un barbado Affleck, con cara de jugador de póker, resulta efectivo como el espía que no debe llamar mucho la atención, por más tensa que sea la situación. Y vaya que es tensa, en medio de la crisis diplomática más fuerte que haya enfrentado Estados Unidos con Irán. Las primeras escenas prácticamente rayan en el documental y conforme avanza la película se mantiene ese aire de realismo "no ensayado", intercalado con escenas más clásicas de este tipo de películas de suspenso. Sin embargo, hacia el final, Affleck cede a la tentación de convertir el suspenso en cine de aventuras, con una improbable escena de persecución, para terminar con un anticlimático epílogo que, evidentemente, hace homenaje al protagonista de la vida real. Afortunadamente nada de esto demerita el impacto del drama presentado y Argo se convierte en un nuevo escalón en la brillante carrera de su director.

4 comentarios:

Agustín T. Galván dijo...

¿Y qué, Joel, la candidateas ya o de plano hay alucine?

Joel Meza dijo...

Candidata a premios, Agustín? No es pa´tanto, pero Affleck hace buen suspenso.

Negrito dijo...

pos no pensaba verla, pero ya me quedo el gusanito¡

Joel Meza dijo...

Compadre, no andes tomando ese mezcal...