lunes, 15 de agosto de 2011

¿A dónde va Disney?/V: De dónde... El Rey León **** (3D*)

Continúa la miniserie sobre Disney, donde hago una retrospectiva de los estrenos cinematográficos animados de esta legendaria casa en lo que va del siglo XXI. Aunque en esta ocasión aprovecho el reestreno en cine de una de sus últimas grandes películas... hecha en el siglo XX.

(The Lion King, EUA 1994) Clasificación ‘AA’
Calificaciones: ****Excelente ***Buena **Regular *Mala

¿Dónde están los sueños de grandeza de la casa Disney? Esta semana, curiosamente, tenemos en cartelera el reestreno de El Rey León, la excepcional cinta de 1994 (sin reediciones, aunque reimpresa y proyectada esta vez con inútiles efectos estereoscópicos) mientras que en las salas de cine vecinas se nos ofrece Cars 2, la más pobre propuesta no sólo de la historia de Pixar, sino tal vez también de la propia Disney.

El robo de estrenarla en 3D va más allá de lo monetario, ya de por sí insultante. Es un escupitajo, si no a los dibujantes y animadores originales que trabajaron para crear la ilusión de vida y profundidad en una pantalla plana, sí a quienes habíamos apreciado y hecho nuestra dicha ilusión hace 17 años. Qué necesidad de hacernos concientes de cosas como el interior de la boca de los personajes o el pastito de la sabana más enfrentito, recortando digitalmente y superimponiendo elementos varios usando la estereoscopía y restándole, de paso, brillantez a los colores por la necesidad de usar los lentes polarizados. Esta presentación "especial", junto con el bodrio Cars 2, me hace temer por el futuro de Disney Animation Studios.

La presentación en ese falso y mal llamado "3D" (figuritas planas recortadas y puestas una frente a la otra, carentes de todo volumen) es un robo al derecho, a una nueva generación, de experimentar una película como fue concebida por el estudio originalmente: una gran obra por su historia, personajes y canciones, una mejor obra aún por su dibujo, sus colores, su animación, sin la distracción de efectos estereoscópicos ni de los lentes (molestos para quienes no usamos gafas y seguramente más molestos para quienes sí usan lentes por prescripción).

Durante la proyección de esta "presentación especial en 3D", a los créditos finales originales siguen los créditos de la postproducción estereoscópica, encabezados por John Lasseter, Jefe Creativo de Disney Animation Studios desde 2006 (además de Pixar, claro). Mire, no tomé el tiempo pero mi impresión es que la lista de nombres de quienes trabajaron en esta innecesaria postproducción es más larga que la lista de quienes originalmente crearon El Rey León. Mi opinión, en resumen: una grosería y un desperdicio. Lasseter debería dejar en paz lo hecho excelentemente por sus antecesores y dedicarse a crear nuevos productos que igualen o excedan ese nivel de excelencia. Lo ha hecho consistentemente en Pixar (bueno, hasta Cars 2) pero en sus cinco años al frente del estudio de animación más antiguo y exitoso de la historia, sus mejores ocurrencias parecen ser... meterse con lo ya hecho.

Citando al ave Zazú, el mayordomo de Mufasa, cuando el desconsiderado Simba grita que no puede esperar a ser Rey: si para allá va la monarquía, yo no voy.

2 comentarios:

miguel dijo...

Hola Joel,
Eso de "el interior de la boca.." me recordó los partidos de MLB en alta definición.
Simplemente no hay necesidad de ver el detalle de las costuras de la pelota o las hojas del zacate doblarse por donde rueda ésta.
Quisiera que este resurgimiento del 3D termine pronto, pero no se vé que vaya a suceder: Ayer me dí cuenta que hay un canal nuevo de TV abierta aqui en Mexicali, el 28-2, donde van a pasar La Academia 3D. Fuuuuucckkkk......

Salud!!!...os
Miguel Fimbres
Amigos de la Vid

Joel Meza dijo...

Bueno, cuando voy al campo y veo cuachas en 3D, el efecto es más repulsivo que si las viera en fotos planas, así que no han de andar tan errados en La Academia.