domingo, 20 de diciembre de 2009

Sideways a la Mexicana / I: Yo y mi bocota

Uno de los inesperados placeres agregados al de escribir (y ser leído) en este blog, desde hace poco más de dos años, ha sido encontrar amigos con intereses muy distintos a los míos, de quienes voy aprendiendo, generalmente de forma muy divertida, que no todo es cine. Dos de ellos, Miguel Fimbres y Rafa Ibarra, mantienen amenos blogs con el vino como tema principal pero no único. En mis ligas de la derecha pueden encontrar el camino a sus blogs. En esta pequeña serie doy cuenta del fin de semana en que nos movimos del mundo del blog al mundo real, para conocer y reconocer la Tierra del Vino Mexicano...


"No hay vinos de autor" nos dice Juan Pablo Núñez, Director General de Bodegas de Santo Tomás, la primera casa vitivinícola de Baja California. "En todo caso, el trabajo de quien usualmente es llamado 'el autor' del vino se acerca más al de un director, que canaliza los esfuerzos de todo un equipo, para realizar su visión. Desde la preparación de la tierra y la vid, hasta la elección de la botella, la etiqueta y el corcho, pasando por cada etapa del proceso." Juan Pablo procede a destapar una botella numerada de Vultus, un tinto firmado por él, para servirnos una copa y platicarnos sobre este delicioso vino de autor. Perdón, de director. Quién hubiera pensado que un buen vino es como una buena película.

Me encuentro en la Cava Baro, un taller experimental de Bodegas de Santo Tomás, abierto al público recientemente, como parte de los esfuerzos de la centenaria compañía por promover la cultura del vino en particular y del campo en general, en México. Junto con un pequeño grupo, encabezado por Miguel Fimbres (de Amigos de la Vid) y Rafa Ibarra (de El Mundo de Rafa Ibarra), estudiosos del vino y dedicados "blogueros" especializados en el tema, me dispongo a diseñar mi propio vino. Este taller es el remate a un intenso fin de semana en que conviví, entre baños de gasolina, lecciones relámpago de cata, chocolates, Turcos (hay explicación más adelante), burritos, lluvia, lodazales, balidos (sí, balidos: prometo explicar todo), carcajadas, columpios, estrellas fugaces, canción y baile y sobre todo, vinos. Ricos, deliciosos e inspiradores vinos.


Y pensar que todo empezó con una queja. El verano pasado, Rafa Ibarra ("No soy Sommelier") publicó en su blog sobre vinos y cerveza, la crónica y notas de una cata de las distintas líneas de vinos Santo Tomás, ofrecida por Juan Pablo Núñez en Monterrey, a donde viajó con sus vinos para respaldar, en la propia tierra de Rafa, sus argumentos a favor de Santo Tomás, surgidos durante una discusión en el blog buenavida, donde varios entusiastas del vino poco menos que destinaban esa etiqueta al caño. Las favorables notas de Rafa sobre esa cata, así como el recuerdo de mis primeros amores con el vino Santo Tomás (un Cabernet Sauvignon que probé hace 15 años y un Calviñé, hace unos 10 años, en las propias bodegas en Ensenada), me animaron a reclamar públicamente a Juan Pablo, en tono festivo, por supuesto: "Hombre, estando Ensenada tan cerca de El Centinela (cerro emblemático de Mexicali, mi rancho), te vas hasta el Cerro de la Silla..." Yo y mi bocota.

El viernes 11 de diciembre fue la cita en que me sentaría lado a lado con Rafa, Miguel Fimbres (a la derecha en la foto, seguido de Juan Pablo -copa en mano-, Rafa y un servidor) y treinta y tantas personas más, la mayoría conocedores de vinos y técnicas de cata, a probar los vinos presentados por Juan Pablo. Yo, un perfecto ignorante, además recién bañado tres veces con tres jabones distintos, para quitarme de encima el olor a gasolina escupida por mi carro una hora antes ("Magna Sin Plomo 2009" casi pude oír a Miguel Fimbres cuando me acerqué, demostrando las habilidades de su entrenada nariz de catador), tuve de pronto frente a mí varias copas que se fueron llenando de seis vinos distintos (la línea Vientos), maridados con chocolates de La Suiza, compañía hermana de Santo Tomás. Por supuesto, dejo a los expertos reseñar los vinos, aquí Miguel Fimbres. Yo simplemente diré que los maridajes fueron muy interesantes e inesperados. Tanto vinos como chocolates son altamente recomendables, juntos y por separado.

Después de la cata, Juan Pablo nos invitó a firmar un par de botellas del riquísimo Único 2005, vino diseñado por Laura Zamora, enóloga de Santo Tomás; estas botellas que con placer vaciamos los presentes son las primeras que se abren al público en México, así que de alguna manera he pasado a formar parte de la historia de la compañía. Luego de la foto del recuerdo, nos despedimos temprano, ya que a la mañana siguiente saldríamos en petit comité rumbo a la Tierra del Vino en Baja California: los Valles de Ensenada.
(Continuará...)

26 comentarios:

El Duende Callejero dijo...

¿Y qué andaba haciendo asté bebiendo gasolina? Le hace a eso ahora... Jajajaja... Esperemos la parte dos, pues.

Joel Meza dijo...

Es que venía del crucero donde despacho como tragafuego, Duende.
(En la parte dos -o en la tres, no me acuerdo- narro cómo bailo el moonwalk... ¡se pone mejor!)

El Duende Callejero dijo...

Ah no, pos entonces está bien... Hay que sacar para los regalos de navidá.

miguel dijo...

Excelente post Joel!!!
Y que bueno el comentario ese de Juan Pablo sobre los "vinos de autor".
Esperaremos la 2da. parte.

Salud!!!...os
Miguel

Amigos de la Vid

Rafa Ibarra dijo...

Qué onda mi estimado Joel. Un gustazo haberte conocido ya en persona y haber compartido contigo y con Miguel esta experiencia que empiezas a narrar con este primer post. Va bien la historia. Veremos como sigue la "película", que aunque yo ya la ví y siguiendo la misma analogía con los vinos, lo que yo ví (o probé en los vinos) seguramente lo percibí diferente a tí y Miguel. Es chido conocer diferentes puntos de vista.

Un abrazo.

--Rafa Ibarra
El mundo de Rafa Ibarra

Tyler dijo...

Oye Joel, en tus andanzas probaste un vino llamado 'Vino de Piedra'?

Joel Meza dijo...

Miguel, gracias e igualmente, espero tu segunda nota de cata, para ligarla a mi crónica del segundo día (ya ves que no se me da eso de describir vinos).

Rafa, igualmente y no te tardes ya en publicar tus reseñas, porque ya se me está olvidando qué tomé ese fin de semana...

Tyler, no fuimos a Casa de Piedra en este viaje pero sí conozco el Vino de Piedra. Muy rico aunque hace más de un año que no lo pruebo. Y sobre lo que decías en el blog de Diezmartínez, de verdad te recomiendo que te avientes el viaje a Ensenada. La visita a los valles es inolvidable.

Tyler dijo...

es que ese vino me parece de lo mejor que se produce en este país Joel, me encanta.

oye y en que época recomiendas tomar un viaje de estos?

Joel Meza dijo...

Tyler, en mi opinión cualquier época del año es perfecta porque cada temporada tiene su encanto, tanto en la región como en los viñedos. Por ejemplo, ahorita están en dormancia, después de la vendimia y eso es muy interesante de ver. Tal vez el único pero en estas fechas y durante buena parte del inverno son las lluvias, que hacen lodosos los terrenos (como podrás leer en la segunda y tercera partes de mi reseña).

Mi amigo Rafa Ibarra tiene una serie de notas muy completas acerca de su viaje a la Vendimia el año pasado, te paso la liga para que te des una mejor idea y te ayude a decidir (por supuesto las notas aparecen de la más reciente a la más antigua, a'u las ordenas para leerlas):
http://www.elmundoderafaibarra.com/search/label/Fiestas%20de%20la%20Vendimia%20Ensenada%202008

Y, por supuesto, en lo que te pueda orientar, con gusto.

miguel dijo...

Hola Joel,
Espero postear hoy o a más tardar mañana la siguiente parte de nuestro viaje.

Rafa,
Ya lo dije, pero lo repito. Fué un placer haberte conocido en persona. Espero que nos dispenses a Joel y a mi por haberte retenido ocntra tu voluntad hasta altas horas de la madrugada en el Hussong's.

Tyler,
Metiendo mi cucharota pozolera sobre el VDP, en mi opinión ese vino ya no es lo que era antes y a estas alturas es más famoso que bueno.

Salud!!!...os
Miguel

Amigos de la Vid

miguel dijo...

Joel,
Yo creo que la mejor época para visitar los valles es cualquiera...menos durante las Fiestas de la Vendimia.

Salud!!!...os
Miguel

Amigos de la Vid

Joel Meza dijo...

Miguel, ¿a poco fuimos al Hussong's???
Y sí, coincido contigo: durante las fuestas de la Vendimia hay mucho relajo y mucha gente en todos lados como para ver las cosas con calma, aunque en las crónicas de Rafa no le fue tan mal.

Claro, a menos que a Tyler le encante el desmadre, entonces que sí vaya en agosto y de paso cante The Wall Norteña en el Hussong's (me han contado).

Tyler dijo...

Miguel,

si, ya leí una nota de Cata de Rafael Ibarra sobre ese vino y parece que lo tundió

a mi me gusta porque ese sabor que él describe como "chamoy" a mi me sabe como a chiles tostados, y siento que es una expresion de esta tierra, pero la verdad, soy bastante inexperto, así que puedo estar alucinando jeje

pero para hacer el dichoso "maridaje regional" me parece un vino bastante bueno, ese saborcito a chiles me parece que iría bien con un mole o algo así

el que probé era un 2006, que he escuchado, salió malón, así que será cosa de esperar al próximo año, para lo cual ya tengo por ahí guardada una botella del 2007, pero la abriré hasta el próximo año, a ver si noto algunas diferencias...

Saludos

ps, por cierto, por acá en el dfño no sale tan caro. Cuesta alrededor de 650 pesos, pero lo que sí, es que vuela, si lo ves en una tienda es de comprarlo ahi mismo si no luego ya no hay.

ps2, err, Joel, perdón, ya me agarré tu blog para hablar de otras cosas pero bueno, tu pusiste el desorden jajaja

Tyler dijo...

ah y con respecto a lo otro,

(lo de la época para visitar la región)

si me gusta el desmadre, pero cuando a vino se refiere, prefiero mil veces la calma

digamos que yo sería como Paul Giamatti jaja

Rafa Ibarra dijo...

Definitivamente el 2006 no es la mejor expresión del Vino de Piedra, que se vende como pan caliente debido a la fama que creó con las cosechas anteriores. Desconozco como esté la 2007, pero no tengo intención de probarlo todavía. Hay muchas más cosas que probar antes, incluso de vino mexicano, como para volver al Vino de Piedra.

Saludos a todos.

Joel Meza dijo...

Quiobo, Tyler, qué te dije: Miguel y Rafa son los expertos. Y al contrario, le estás dando el uso perfecto a los comentarios de esta entrada. Precisamente de eso se trataba y espero que animemos a los que lean estas notas a probar algunos de los vinos que catamos en este viaje. Intentaré al menos poner los nombres, con ligas a las notas de cata de Rafa y Miguel.
¡Salud!

Joel Meza dijo...

(Y ahora que lo dices, Tyler, en todo caso yo fui más como Thomas Hayden Church en estas catas: "OK, ¿qué estamos tomando y por qué es bueno?". Pero que conste que no perdí la cartera...)

Tyler dijo...

jajajajaja

me imaginé esta escena de tu viaje Joel:

Rafael Ibarra: "este Nebbiolo mexicano a diferencia de los italianos como los Barolos y los Barbarescos tiene sabores mucho mas marcados con notas que recuerdan a los frutos maduros, al cuero y un poco de regaliz..."

Joel Meza: "si, muy bueno"

Rafael Ibarra: "Joel, estas masticando chicle???"

jajaja

Rafa Ibarra dijo...

Jajajajaja :-D

Joel Meza dijo...

En mi defensa, era chicle de violeta para activar la memoria sensorial y poder identificar ese olor en el vino...

Rafa Ibarra dijo...

Ah, entrenamiento de la memoria sensorial. Mejor ni te digo que algunos vinos tienen notas a lodo, a pipí de gato y a abono, no vaya a ser... :-)

Saludos.

Negrito dijo...

Compadre, estaba esperando comentar algo despues de la reseña personalizada que me darias en mi cumpleaños, pero como tuvo falta, solo le digo, por que no me invitates?...

Cuauhtémoc Villasana Espejo dijo...

Joel: Excelente tu cronica de la cata de ST en Mexicali, espero la segunda parte.

Saludos desde Mty

Joel Meza dijo...

Compadre, lamento haberme perdido el baño de champaña de tu cumpleaños, pero hubo una muy buena razón que también, por cierto, formará parte de otra entrada del blog (en mi serie sobre Disney).
Y sobre tu pregunta... chin, las invitaciones no corrieron por mi cuenta pero nos sirve de pretexto para hacer otra cata, espero poder presentarte a Omar Gámez, de Santo Tomás en Mexicali.

Cuauhtémoc, bienvenido al blog y ya mero sale la segunda parte de la crónica. Estaba esperando las notas de cata de Rafa y Miguel de lo que probamos el resto del fin de semana, para ligarlas a mi reseña, pero creo que el Guadalupe-Reyes los tiene muy ocupados... así que me aventaré sin bules.

Rafa Ibarra dijo...

Mejor dicho, el Guadalupe-Juárez :-D

Ya anda saliendo mi nota, hoy espero liberarla.

Saludos.

Joel Meza dijo...

¡Así se habla, Rafa! Y en buena hora, porque ya se me está olvidando lo aprendido y en una de esas me aviento un calimocho con mi It's Alive!
(¡Guadalupe-Juárez! Yo a lo más que he llegado es al Guadalupe-Constitución...)