domingo, 27 de enero de 2008

Reseñas de la cartelera semanal / Ene 18 al 24, 2008

Soy Leyenda ***
(I Am Legend, EUA 2007)
Calificaciones: ****Excelente ***Buena **Regular *Mala

Lo prometido es deuda. Will Smith regresa como el protagonista de una historia que mezcla la ciencia ficción con el cine de acción, en un resultado mucho mejor logrado que la fallida Yo, Robot. Aún así, con mucho, lo mejor de la película y, de hecho, lo único que verdaderamente vale la pena, es el trabajo de Smith y el de quienes crearon el Manhattan desolado del 2012.
Will Smith carga muy bien con todo el peso de la hora y media que dura la película, en un trabajo comparable al de Tom Hanks en Náufrago (Zemeckis, 2000), llevando y trayendo nuestras emociones casi por sí solo, hablando con una perrita pastor alemán y con algunos maniquíes... ah, sí, y unos cuantos humanoides mal dibujados y peor animados por computadora.

La historia a estas alturas ya es conocida, Smith es aparentemente el único sobreviviente sano de una plaga que destruyó a la humanidad en 2009. Sólo diré que el elemento milagroso me pareció metido con calzador y además, totalmente innecesario. Quién dijo que Hollywood ya no quiere dar mensajes cristianos.

6 comentarios:

El Duende Callejero dijo...

¿Se puede nominar al vapuleado Oscar a la perrita? Digo, ni Lassi ni Benji lo han logrado ¿Pero se puede?

Joel Meza dijo...

¿Habrá algún tipo de premios en alguna parte para las actuaciones de los animales en el cine? Si es así, los hermanos Gurza han de tener un montón...

Tyler dijo...

La perrita Sam fue lo que mas me gustó de esta película.

Joel Meza dijo...

La muerte de la perrita es lo que me hizo chillar de Soy Leyenda...

Tyler dijo...

Si caray! cuando el Will Smith le ve sus ojitos todos rojos uno piensa: "ya valió la perrita"

En términos generales es una película bastante tristona para los estándares hollywoodenses.

Joel Meza dijo...

Tyler, sí y no. Después de todo, se van por el final feliz feliz. Así, lo triste queda en medio y te lo envuelven en un sobre de felicidad, porque si no, a ojos del estudio, "luego qué vendo..."