lunes, 7 de mayo de 2007

E.T. El Extraterrestre ****

(E.T. The Extraterrestrial, EUA 1982/2002) Clasificación ‘A’
Por: Joel Meza
A María, por no asustarse (demasiado) 20 años después.

Hace casi 20 años, quienes andábamos ya por ahí y teníamos la edad suficiente para ir al cine, nos topamos con una película que cautivó nuestra imaginación y nuestros corazones en una forma inédita; al menos en la generación a la que pertenezco. La historia de un niño que se hace amigo de un extraterrestre abandonado por accidente en nuestro planeta nos hizo reír, nos asustó a ratos; nos hizo llorar por la suerte del E.T. y su amigo, el pequeño Elliot y nos emocionó como nunca nos había ocurrido en una sala de cine. En pocas palabras, nos maravilló.

El éxito de E.T. realmente fue muy meritorio. He aquí una historia de aparente ciencia ficción, en la que los protagonistas son un niño y un feo extraterrestre, en un medio en el que los alienígenas tradicionalmente habían aparecido como elementos de terror y destrucción y, por lo mismo, para un público de gustos muy particulares. Por mencionar sólo uno entre incontables ejemplos, 3 años antes nos había puesto los pelos de punta Alien: El octavo pasajero, nada menos, con un horrible personaje creado por el mismo diseñador, Carlo Rambaldi (así que el adorable E.T. en cierta forma es hermanito del asesino Alien).

Si bien el joven Steven Spielberg, director de E.T., venía precedido de los éxitos de su terrorífica Tiburón (1975), la genial Encuentros Cercanos del Tercer Tipo (1977) y apenas en 1981 la primera aventura fílmica de Indiana Jones: Los Cazadores del Arca Perdida, E.T. se instaló en la cima por derecho propio. Una película para toda la familia que estrujó el corazón de todas las edades, valiéndose de un lenguaje simple y narrada desde el punto de vista de un pequeño de 8 años. Más meritorio aún el hecho de que el E.T. no era otra cosa que un feo muñeco mecánico; aún no existía la tecnología de animación computarizada que ahora nos engaña tan bien y de uso tan común en casi todas las películas modernas.

La actuación de Henry Thomas, interpretando a Elliot, sin duda contribuyó en gran medida a hacer creíble el E.T. a nuestros ojos. La genuina interacción del niño con el muñeco es algo difícil de crear con efectos especiales. A este par se unieron otros dos pequeños, los hermanos de Elliot: Robert MacNaughton como Michael y Drew Barrymore como Gertie. Entre los tres convirtieron al E.T. en un ser vivo, real y amable. La película, bajo el mando de Spielberg, se toma el tiempo de mostrarnos quién es y qué siente cada uno de los niños, con un ritmo que difícilmente se utiliza ya. Pero más impresionante aún, nos muestra quién es, qué siente y cómo piensa el extraterrestre, de forma que hacia el final podemos adivinar, sin palabras de por medio, qué hay dentro de cada uno de los tres niños y en el brillante corazón del E.T.

Es posible que ahora, 20 años después, tanto quienes la vieron en su momento como el público nuevo, encuentren en E.T. El Extraterrestre una película lenta para los estándares actuales. Sin duda el cine ha cambiado desde entonces y Spielberg ha crecido como director. La mayoría de sus actores ha desaparecido casi por completo de las pantallas. Las bicicletas remontando el legendario y mágico vuelo probablemente ya no hagan brincar del asiento a las audiencias del nuevo siglo 21, acostumbradas a un espectáculo menos ingenuo.

E.T., producto de otra época, ha sido alterada levemente en su reestreno de vigésimo aniversario, víctima sin duda de la fiebre de corrección política que ha invadido a los Estados Unidos en la última década y que se ha acentuado por los acontecimientos de septiembre pasado. Spielberg explica que entonces no tenía la sensibilidad de la paternidad y la nueva edición refleja lo que a él le gustaría mostrar a sus hijos. Los cambios, en mi opinión, son mínimos e imperceptibles al gran público. Junto con el par de escenas agregadas, no afectan esta obra maestra y, en todo caso, el autor es el único que tiene el derecho a revisarla. Por otro lado y a nivel local, es una lástima que en esta ocasión nuestros exhibidores no hayan ofrecido, a la par de la nueva versión doblada al Español, la subtitulada. Sería muy agradable oír de nuevo las voces originales, pero tal vez no hay mercado suficiente para ambas en Mexicali. Al margen de ello, felicidades por tus primeros veinte años, E.T.
(Esta reseña se basa en la versión hablada en Inglés, vista en Caléxico. Ni hablar.
Publicada originalmente el 3 de Abril de 2002, en La Voz de la Frontera.)

11 comentarios:

filomeno2006 dijo...

El Sr. Meza, decididamente partidario de la versión original subtitulada......Bien es cierto que, por ejemplo, los documentales de TVE " A vista de pájaro" no serían lo mismo sin la voz narradora de José María del Río......

Joel Meza dijo...

Qué tal, filomeno2006, como te comentaba en otra de las entradas, la costumbre en México había sido (a lo largo de la historia del cine sonoro del siglo XX, ahora que hago cuenta...) exhibir en cine las películas subtituladas. Qué quieres, soy producto de ese mercado. Lo curioso es, hablando de costumbres, que los adolescentes mexicanos actuales no ponen mayor objeción a las versiones dobladas en cine.
Desafortunadamente no tengo acceso a TVE, aunque quienes lo ven por cable, entre ellos mis padres, me cuentan que tiene muy buenos documentales. De mi experiencia, te puedo decir que en México los documentales de Carl Sagan (Cosmos) hicieron historia a principios de los 80s, con un excepcional doblaje por un actor mexicano cuyo nombre desconozco. He visto después a Carl Sagan en Inglés, y me doy cuenta que el trabajo fue realmente bueno.
Gracias por tus comentarios.

Joel dijo...

Una breve nota de actualización sobre la versión doblada al Español (edición para México). Las actuaciones del doblaje dan muy buen sentido a las intenciones plasmadas por los actores originales. En particular las voces de Elliot y sus hermanos se llevan las palmas.

Ad Ayin dijo...

Hablando de comentarios flotando años... ah, antes de que se me olvide, cuando haces krav maga y te lesionan un ojo, el cuello o la rodilla, aunque no lo creas, es emocionante... no es lo mismo cuando se te rompe un ligamento en jiu jitsu....

No se, Joel. Yo la vi varias veces, en varias edades y nunca fue mucho de mi agrado. No digo que sea una mala película (de hecho, mis padres me dicen que la vimos varias veces) pero no guardo un recuerdo especial de ella. Pero creo que la razon de su exito radica en que cuenta una historia muy conocida, en especial para los niños. La historia de Cristo, su llegada, su persecución y su resucitación, casi en el mismo orden.

Por cierto, ¿es un nuevo doblaje o son las mismas voces del doblaje original?

Joel Meza dijo...

Sergio, sin duda el apegarse a los mitos ancestrales de la humanidad asegura que el público se identifique con una historia y sus personajes. Te puedo decir que la falsa muerte de E.T. (en realidad no se muere, sólo creen que ha muerto) en su momento fue muy dolorosa para mí y muchos que la vimos en nuestros últimos años de infancia/primeros años de adolescencia (yo tenía 14 años).
En estos días ya la he visto tres veces con mi hijo y puedo comprobar cómo Spielberg ya era un maestro entonces para tocar cada fibra emocional del público. Mi hijo se asusta o se ríe en los momentos correctos. La parte de la "muerte" y "resucitación" todavía no le impacta, porque a los casi 4 años no conoce el concepto. Lo único que ha visto muerto son cucarachas y un ratón...
Ah, el doblaje es nuevo, pero el DVD no trae ficha técnica, lo cual creo que es lamentable. Por Alex Frías me entero que en España la norma es agregar el crédito de los actores de doblaje.
---
Ligamentos rotos, ojos picados, rodillas lesionadas... este... mejor vuelvo a ver Karate Kid.

filomeno2006 dijo...

Los doblajes en español de España.....¿"Chirrían en Méjico? ¿No me hable "golpeado"?

Joel Meza dijo...

Filomeno, nuevamente, cuestión de costumbre: los acentos y expresiones españolas nos son ajenos en México, por lo que los doblajes españoles no han prosperado por acá. Te confieso que cuando veo películas españolas en video (lamentablemente muy pocas, fuera de las de Almodóvar), usualmente activo los subtítulos en Español del DVD, para no perder ninguno de los diálogos. A veces es difícil entender todas las frases a puro oído (me recuerda una escena de Vacaciones Europeas, con Chevy Chase, que necesitaba un "traductor" para entender a los ingleses).
Y lo chistoso es que los doblajes mexicanos generalmente evitan localismos, supongo que para vender en otros países latinoamericanos, pero el resultado es un lenguaje a veces demasiado formal y hasta falso para México. Creo que es la principal razón de que no me gusten las versiones dobladas. Aunque hay excepciones, como ésta de E.T.
Qué gusto verte por acá de nuevo. ¡Salud!

filomeno2006 dijo...

Amigo Meza: en España existe mucha tradición de películas dobladas; sin embargo, en materia de telefilmes, recuerdo que hasta bien entrados los años 70 no hubo doblajes al castellano de España; así, "Bonanza", "Hawaii 5-0", Las calles de San Francisco, Barnaby Jones; La mujer policía, se emitían don doblaje de Hispanoamérica (no sé de Méjico o Puerto Rico). Resultaban curiosas expresiones como "aeromoza"( en vez de azafata), baleamiento (en vez de "tiroteo") y el clásico saludo...."Qué bueno que viniste....."
Un abrazo.

Joel Meza dijo...

En ese caso, qué bueno que viniste...

Rafael Ibarra Mojica dijo...

Me tocó ser maravillado por ésta película a la edad de 10 años, y la magia que me dejó aun la conservo cuando oigo la música de la película (compré el cassette en ese entonces y ahora tengo el CD) y aun me emociono cuando veo a Elliot y a ET volando en su bicicleta para evadir a los típicos adultos que no los comprenden y que los ven como una amenaza.

Una de mis peliculas favoritas de todos los tiempos.

Saludos!!!

--Rafa Ibarra

Joel Meza dijo...

Ah, Rafa, entonces te va a gustar mucho la edición de dos discos de esta nueva versión de 2002. Además de un breve documental con John Williams y Spielberg acerca de cómo hicieron la música (hacen notar, por ejemplo, cómo el tema principal, el del vuelo de la bicicleta, va siendo preparado desde el principio para irrumpir de lleno en esa famosa escena), trae una banda sonora alterna, que incluye la partitura completa dirigida por Williams, tocada y mezclada en vivo durante la proyección de la película en su reestreno en Los Angeles. Es curioso oir en vivo incluso la música del logo de Universal; además, hay momentos de la película en que se pueden oir, muy bajito, las risas y aplausos del público. Por supuesto al final se escucha una gran ovación. Muy emocionante.
Saludos, Rafa y bienvenido por estos lares.