jueves, 4 de julio de 2013

Mi Villano Favorito ***

(Despicable Me, EUA 2010) Clasificación México ‘AA’ / EUA ‘PG’
Calificaciones ****Excelente ***Buena **Regular *Mala
A poco no: los villanos siempre son más interesantes que los héroes, pero nunca podemos ver qué hacen cuando no están enfrentándose al muchacho chicho de la película gacha. Mi Villano Favorito se ríe del viejo cliché de “yo… soy rebelde porquelmundomehahechoasí…” y con el villano como protagonista, nos muestra su vida, sus razones, sus motivos y, por último pero no menos importante, su vida familiar, con todo y mamá. Ah, sí: e hijas adoptivas.
Ahora, por qué un orfanatorio daría en adopción a tres adorables niñitas a alguien como Gru, un terrible villano que se dedica a hacer infelices a los demás, no es el punto de la película. Aceptemos que Gru adopta a las niñas mientras continúa sus villanías, usando toda clase de extravagantes y escandalosas máquinas; igualmente, las niñas siguen con su venta de galletas caseras de puerta en puerta, aún después de darse cuenta que su nuevo padre NO es dentista. En realidad esta película está únicamente interesada en ponernos del lado del villano, no sólo cuando se enfrenta a los otros villanos (¿lo cual convertiría a Gru en el héroe?), sino también y sobre todo, cuando comete sus fechorías.
Y es que las maldades de Gru son disparadas por situaciones con que todos nos podemos identificar: chamacos chillones en el parque, filas larguísimas para comprar un café, ni un espacio para estacionarse, etc. Claro, también está su deseo de robarse la Luna, pero sólo para demostrarle a mamá que es capaz de convertirse en astronauta. Por lo mismo, Gru adopta a las tres niñas, como una táctica para vencer a su máximo enemigo, sin pensar que ser papá es más que poner tazones de comida en el piso y periódicos para que las hijas hagan pipí y popó. Con ello, además de todos los buenos chistes que nos receta escena tras escena, la película da en el blanco. Gru podrá ser todo lo villano que se quiera pero, antes que todo, después de todo, se descubre como un excelente padre.
Mi Villano Favorito es una producción estadounidense con dibujos y animación francesa que logran una bienvenida imagen, distinta a la típica hollywoodense. En Inglés, con la voz de Steve Carrell y en Español, con Andrés Bustamante como el Villano Favorito, en una especie de Dr. Chunga ruso, tan chistoso como puede ser Bustamante.
Al respecto, lo único que me molestó es esa tendencia de las películas dobladas a contribuir en hacer más tonta a la gente, al no tomarse la molestia de traducir algunos términos y nombres. Aquí, lo hacen con el nombre del villano rival: Vector, que en el doblaje pronuncian "Véctor", con acento en la “e”, a pesar de que el propio personaje da la definición de la palabra vector. Pero el colmo son los monitos amarillos que trabajan para Gru, muy graciosos por sí mismos y que merecen una película propia. Ellos son llamados "minions", una palabra en Inglés que no existe en nuestro idioma. ¿Era tan difícil nombrarlos en Español "esbirros", “ayudantes” o ya de perdis, “chalanes”? ¿O de plano quienes traducen las películas son tan ignorantes como para no saber que existen los diccionarios?

2 comentarios:

José Antonio Gaitan Richkarday dijo...

De acuerdo con la traduccion, a excepción de los minions (Sí tendrán su película propia), me agrado que siguieran siendo llamados así.
Haras Mi Villano Favorito 2?

Joel Meza dijo...

Acabo de ver la 2, José Antonio. Sale la reseña en la semana.
De los minions, creo que al ser traducida y doblada al Español no hay nada que justifique no usar el término correcto en nuestro idioma. Después de todo, la razón de traducirla es para exhibirla a públicos que son ignorantes del idioma original, ¿o no? Saludos.