domingo, 5 de mayo de 2013

Iron Man 3 ***1/2

(EUA/China, 2013) Clasificación México ´B´/EUA´PG-13´
Calificaciones ****Excelente ***Buena **Regular *Mala

Será el sereno, pero yo voy a ver películas de superhéroes esperando (más o menos), lo que recibí (más o menos), en Iron Man 3. Diversión, historia interesante, personajes simpáticos, malos antipáticos con un plan jalado de los pelos para apoderarse del mundo, rescates para estar al borde del asiento, tal vez una o dos buenas peleas… ¿ya dije diversión? Para mí, esa es la clave del éxito de cintas como ésta. Si no divierte, ni para qué verla.

Iron Man 3 resulta una mejora a la serie, después de la cansada Iron Man 2, donde por fórmula se pusieron mal las cosas con la novia Pepper (Gwyneth Paltrow) y el amigo Rhodes (Don Cheadle) para Tony Stark (Robert Downey Jr.) que, para colmo, tenía que pasársela enfundado en su traje de Iron Man para pelear con un ejército de robots, por lo que no veíamos a Downey Jr. la mayor parte del tiempo y sólo oíamos su voz, con cortes de imagen a su cara, supuestamente adentro del traje. Tal vez la diferencia está en la elección de dejar descansar al director de las dos primeras, Jon Favreau (quien además hace el papel de Happy, el guarura de Stark) y pasar la batuta a Shane Black, que escribió y dirigió esta tercera entrega, al parecer con la consigna de corregir el rumbo a partir de evitar los baches de la anterior entrega.

Tony Stark sigue siendo el genio que se gana la vida diseñando y vendiendo armas al ejército estadounidense, mientras intenta conjugar su labor como el superhéroe Iron Man, con su vida privada, como pareja de Pepper quien, además de dirigir la compañía de Stark, se ha mudado a su casa y le exige más tiempo fuera del traje de metal. Por si fuera poco, los hechos ocurridos unos meses antes en Nueva York, donde Iron Man y los Vengadores enfrentaron una invasión extraterrestre (Los Vengadores, EUA 2012) tienen a Tony, comprensiblemente, en un estado de ansiedad creciente.

Afortunadamente la especialidad del escritor y director Shane Black parece ser convertir en divertidos (para nosotros, al menos) a los personajes al borde del abismo: Black escribió Arma Mortal 1 y 2 (1987 y 1989), con Mel Gibson y El Ultimo Boy Scout (1991), con Bruce Willis. Además, en 2005 dirigió al propio Downey Jr. en la comedia de intriga Kiss Kiss Bang Bang, así que no sólo está familiarizado con los personajes extremos sino también con lo que Downey Jr. puede hacer con esos personajes prácticamente tumbados del burro.

En esta ocasión, Stark enfrenta la amenaza de El Mandarín, un terrorista que coloca bombas por aquí y por allá, buscando desestabilizar a los Estados Unidos. En un arranque de rabia, Tony le canta el tiro derecho al Mandarín por televisión nacional, lo cual desencadena una persecución a lo largo y ancho del país, con Tony entrando y saliendo de su cada vez más maltrecha armadura. De este modo, podemos ver a Tony, es decir, a Downey Jr., lucirse durante una buena parte de la película, tanto en sus discusiones con su novia Pepper, como enfrentándose en persona al Mandarín y sus compinches o bien, intercambiando planes con un valiente chamaquito genio, que bien podría ser un pequeño Tony Stark en potencia, con todo y su chispa para ser contestón.

Esta decisión de mostrar más a Tony está manejada de manera muy creativa ya que el director Black sigue teniendo a Iron Man, es decir, al traje de Iron Man, en pantalla mientras Tony hace de las suyas en la persona de Downey Jr. Especialmente efectiva resulta esta presencia duplicada en la batalla final contra la gente de El Mandarín, donde vemos a Downey Jr. y a Don Cheadle correr de un lado para el otro, mientras echan bala y se dicen “de cosas”, para lucimiento de ambos actores y de paso abundando en la entrañable confianza que se supone existe entre ambos personajes y que no se había visto en las dos primeras partes. Y no me extraña, recordando la filmografía de Black tanto como guionista o también como director. Su fuerte está en las relaciones entre los personajes principales y sus ingeniosos intercambios de palabras, que nunca son condescendientes y que sí sirven para aderezar la acción, con un humor bastante cáustico (véase a Mel Gibson y Danny Glover en Arma Mortal, o a Downey Jr. y Val Kilmer en Kiss Kiss Bang Bang, no estrenada en México, hasta donde recuerdo, pero disponible en las tiendas de video y en la red, por supuesto).

Otra muestra de este estilo de Shane Black para manejar a sus personajes y sacarle jugo a sus actores y que merece mención aparte, está en la aparición de Sir Ben Kingsley, que aquí muestra al menos dos facetas tanto de su personaje como de sus habilidades histriónicas y en ambas nos deja con la boca abierta, por dos razones distintas.

En Iron Man 3, una constante en las secuencias de acción es la dimensión humana. Me parece que Shane Black hace justo lo correcto al colocar a sus personajes centrales como personas de carne y hueso, junto con otros secundarios y extras, en medio de todos los efectos especiales que, como ya es costumbre a estas alturas, no tienen pierde. Particularmente emocionante me resultó la secuencia donde Iron Man se encarga de la tripulación de cierto avión y, literalmente, me hizo aplaudir, junto con el resto del público en la matiné en que la ví.

Tony Stark regresará, nos avisan los créditos finales. Mire, si la siguiente aventura es tan divertida, emocionante y sin mayores pretensiones, justo como Iron Man 3, aquí lo esperaremos. Al borde del asiento.

7 comentarios:

Rodolfo Montalvo Medellin dijo...

Joel!

yo no he visto las dos primeras, pero precisamente por lo que comentas sí tengo ganas de ver esta tercera parte, supongo que sin ver las anteriores entenderé bien esta ¿no?

Saludos!

Joel Meza dijo...

Rodolfo, creo que no es necesario ver las anteriores para entender esta, aunque sí hay que saber que Tony Stark está conectado al traje de Iron Man con una especie de generador que tiene incrustado en el pecho y que a la vez lo mantiene a salvo de un metal venenoso que corre por sus venas. O algo así.

En todo caso, si viste Los Vengadores el año pasado, con eso tienes y creo que tienen un nivel de disfrute parecido.
Saludos y bienvenido a los comentarios.

Rodolfo Montalvo Medellin dijo...

Gracias, Joel!

Espero poder verla pronto.

Saludos!

Agustín T. Galván dijo...

Yup... Aunque le apeste la mano a muchos, este es el tipo de películas que se necesitan cuando se trata de Superhéroes. Da miedo ver que Superman, con cada trailer y teaser y poster que lanzan, va pareciéndose más a The Great Story Ever Told (de George Stevens & David Lean)...

Varios tendrán orgasmos con ella, seguro. Otros simplemente bostezaremos...

Ni modo.

Joel Meza dijo...

Bueno, ya sabes que no he visto ningún corto (o trailer) de Superman pero sí alcancé a oir una parte del diálogo en uno de ellos, cuando iba entrando a la sala de cine. Efectivamente: "... y amó tanto Dios al mundo... etc." Ya nadie quiere divertirse...

Rafa Ibarra dijo...

Joel, siendo mi esposa fan de los Avengers, pues se compró esta película en DVD "porque estaba rebajada" (ajá).
Bueno, pues en el materia extra que trae el DVD, viene cómo hicieron las escenas del rescate de los pasajeros que salen disparados del avión. Y, ¡oh, sorpresa! No fue hecha únicamente por computadora. ¡Usaron paracaidistas de verdad! Se hicieron alrededor de 600 saltos con los paracaidistas disfrazados. ¡Qué bárbaros!
Pero como explicaron ahí, la naturalidad de una caída libre no se podía recrear vivamente con la computadora.
Con razón nos emocionó tanto.
Un abrazo Joel.

Joel Meza dijo...

Válgame, y nosotros todo este tiempo pensando que lo habían hecho con computadoras... ya ni los 600 brincos, Rafa.
A ver si consigo el detrás de las cámaras.
Un abrazo.