domingo, 28 de septiembre de 2008

Mientras tanto... no tantas.

Si no me equivoco, este es el orden en que conocí el trabajo de Paul Newman. No son tantas películas las que le he visto, pero me alegra darme cuenta que la primera fue junto a mis padres y la última fue con mi hijo. Buena vida. Así los conocí... sólo nos queda la Sra. Dunaway.
Infierno en la Torre (The Towering Inferno, EUA 1974). También mi primera con Steve McQueen. Tenía ocho años y sabía que estaba viendo leyendas. Eso sí, sudando frío y apretando todo el tiempo la mano de mi mamá.
El Golpe (The Sting, EUA 1973). Una de las mejores tardes cinéfilas de mi vida, gracias a mi tía Lupita, mi hermano Fernando y el cine Reforma de Culiacán. Por fin, años después de su estreno y ya en la secundaria, gozaba esta joya que para entonces era leyenda. ¿Qué pasó con ese sistema de distribución que todavía a principios de los ochenta se permitía reestrenos geniales? Así ví por primera vez a esa gran pareja: Redford y Newman; Newman y Redford. Anoche la revisité y me volví a reir de lo lindo. (Por cierto, esa tarde también volvió a incluir a Steve McQueen: El Golpe en función doble con The Hunter... ni hablar, era McQueen, de todos modos.)

Ausencia de Malicia (Absence of Malice, EUA 1981). A los 13 años no entendí parte de la trama, pero volver a ver a Newman en la pantalla fue electrizante. Por cierto, también la ví con mi hermano Fernando.
El Veredicto (The Verdict, EUA 1982). La primera película adulta que me absorbió completamente. Imagine usted qué buena entrada a la adolescencia: Newman con Sydney Pollack a los trece y Newman con Sidney Lumet a los catorce. (Hombre, ya sólo me faltaba Sydney, Australia.)

Padre e Hijo (Harry and Son, EUA 1984). No debe haber estado tan buena porque la he olvidado ya por completo, salvo que la ví. No que lo extrañe, pero ¿qué pasó con Robbie Benson, por cierto?

El Apoderado de Hudsucker (The Hudsucker Proxy, RU/Alemania/EUA 1994). Empezaba a conocer a los Coen pero la ví porque salía Newman. Qué carcajadas.

El Camino a la Perdición (Road to Perdition, EUA 2002). Newman revisita la mafia de los 1930s con Tom Hanks y Daniel Craig. Ahora nadie se ríe.Cars (EUA 2006). Pues sí, ese carro sí es Paul Newman. Y junto a McQueen (más o menos), nuevamente. Así cerré mi ciclo personal durante la vida de este grande.

Y anoche, El Golpe, de nuevo. Buena vida, Paul Newman.

18 comentarios:

Hammurabi dijo...

¿Butch Cassidy?

A mí me faltan ver muchas de sus películas, pero me quedo con su personaje de Camino a la perdición. Sublime.

El Duende Callejero dijo...

Esa escena al final del Apoderado. Cuando le informan que el chunche del Robbins es un éxito ¡Se queda helado! Genial.

Paxton Hernandez dijo...

Lo que dices de la distribución de los 80s es muy cierto. Hubo cosas insólitas, impensables ahora y por lo mismo geniales.

Joel Meza dijo...

Hammurabi, increíblemente nunca he visto Butch Cassidy and the Sundance Kid. Leí la sátira de Mad cuando era niño, si eso cuenta...

Duende, de mis momentos favoritos de los Coen.

Paxton, impensables, claro. No parece haber gente pensante en las distribuidoras hoy en día.

Joel Meza dijo...

(Y si no, me sé la letra de Raindrops keep fallin' on my head.)

El Duende Callejero dijo...

Cierto lo de las distribuidoras... Recordar esa doble función, El Tambor de Hojalata y La Naranja Mecánica en el cine aún me pone chinito ¿Las hubiera visto en estos tiempos? Francamente no lo creo.

Así que, en lugar de hacer remakes (o autoremakes, que es algo así como ese autogol que una gran minoría alabará), preferiría que se re-estrenaran viejas glorias. Serían un éxito, definitivamente.

Carl Zand dijo...

Newman´s Own... Recuerdo haber visto la mayoría de Newman (por lo menos en las que pude conseguir). Recuero, por supuesto haber crecido conociendo el nombre completamente: era un sinónimos de alguien grande, y no me refiero a la edad. Era sinónimo de grandeza en todos los sentidos, tanto dentro como fuera de la pantalla. Recuerdo también, las últimas pels que vi con Newman en el cine Twilight y Road to perdition. Recuerdo The Color of Money, en video cuando tenía como 11 años. Hay una reseña de Ebert en su sitio sobre Nobody´s fool que define mejor lo que fue Newman
como actor. lo antepone a Brando como un actor que en lugar de caer en el vicio que suelen tomar las estrellas al tomar cierta dirección, cuando Newman hizo lo contrario y nunca fue un actor holgazán. Todo lo contrario. Con la edad tomó decisiones más fijas en cuanto a sus papeles. ¿Quién más podría haber encarnado a Frank Galvin? ¿Recuerdan esa escena en donde no puede levantar el vaso (el trago que se dispone a beber), solo para dejarlo quieto sobre la barra y beberlo inclinándose ante el? Por supuesto que lo recuerdan. y ¿qué mejor entrada a Newman que esa y Lumet? Salud.

Joel Meza dijo...

Duende (aunque suene al otro cotorreo): conozco a alguien que se aventó esa función doble en el Culiacán 70. A mí nomás me la platicaron... (pero en cambio me tocó La Naranja Mecánica con Blade Runner. Tampoco está mal.)

Zand, salud (y puedo imaginar cómo te estás empinando al trago.

El Duende Callejero dijo...

Sí... Esa función doble me afectó emocionalmente - igual que aquella otra, carajo... Brazil y The Fly, pero ya en Los Mochis.

Carl Zand dijo...

P.D. Ya betcha!

Ad Ayin dijo...

No me acuerdo cual fue la primera que vi de él, seguro fue una que veía mi mama mientras revisaba mi tarea... pero si se que la última que vi de él fue Bullit, cuando la encontre en oferta. Jejeje, una vez me puse a ver El Color del Dinero en mi chamba, sin los jefes, y me divirtio mucho por la travesura que estaba haciendo...

Que extraño sentimiento es que estos actores se mueran. No tanto por lo que hicieron por la humanidad, sino por lo que representaron en uno en algún momento de la vida. Se que mi mama estaba enamorada de él, muchas mamas lo estuvieron.

Ad Ayin dijo...

Jajajaja... tan guey... no fue Bullit... fue The Sting... ando distraído bajando unas cosas

Joel Meza dijo...

Sergio, no seas tan duro contigo mismo; podrías decir que es porque abrí y cerré con menciones a San Steve. O por güey. En fin. No hay como conocerse a uno mesmo.

Àlex Frias dijo...

Muy bueno tu homenaje a Paul Newman Joel, y tu lista de peliculas memorables de él es interesante, y coincidimos en muchas.

Yo por ejemplo, también en un homenaje que le hice en otro de mis blogs, mencionó también The Sting (nada como ese tema musical de The Enterteiner), Butch Cassidy and Sudnance Kid, Sweet Bird of Youth, Cat on a Hot Tin Roof (Elizabeth Taylor luce muy bella), y su trabajo con Hitchcock en la Cortina Rasgada. Me gustó en Road to Perdition como mafioso.

En fin, "Adios Ojos Azules", se nos va otra leyenda de Hollywood.

Oye, por cierto, no sabía que venía Serrat a México, gracias por la noticia!
Alex

Carl Zand dijo...

Cabrón, en lugar de sin palabras, enséñame a subir videos al jodido blog mierdero que quiero o intento lanzar. Saludos y un abrazo igualmente.

Joel Meza dijo...

Alex, a'i me echo una vuelta por tus otros blogs. Y sí, ¡viene Serrat!

Zand, you talkin' to me? are you talkin' to me? Bueno, yo sólo he subido videos desde youtube, según recuerdo en youtube das de alta el blog a donde quieres estar subiendo videos... pero sólo lo hice una o dos veces, así que no tengo el procedimiento presente.

Rafael Ibarra Mojica dijo...

Hola Joel. A punto estoy de beber con mi esposa un vino español del Priorato, el Onix Classic. Luego te cuento como nos fue.

Y hablando del gran Paul Newman, coincido con Ad Ayin, que se siente raro cuando esos personajazos mueren. En mi caso sentí feo. Señorones de verdad, verdaderos actores (no fantoches como Tomas Cruz).

Recuerdo en la pelicula de Mel Brooks llamada "The Silent Movie" donde sale Paul Newman en silla de ruedas en un hospital, con su uniforme de corredor de autos y su auto tipo Nascar destrozado a un lado (ese Mel Brooks es un genio), y que juegan unas carreritas en sillas de rueda motorizadas Mel Brooks y compañía vs Paul Newman, y finalmente éste les gana.

Aparte está su obra filantrópica.

No, no, no. Nada que ver con muchos actorcetes que hoy nomás por estar bonitos ya son protagonistas y nunca crecen.

Levanto mi copa y brindo por el recuerdo que nos queda de este gran señor. Para rememorar, bien dicen, nomás de prender el DVD.

Saludos

--Rafa Ibarra

Ad Ayin dijo...

Jajajaja
Por guey !!!